La Rioja

Éxito de temporada para el turismo rural riojano: «La mejor en once años»

El turismo rural riojano salva la temporada con un 90 por ciento de ocupación

Desde que se abrieron las puertas tras casi tres meses confinados, fueron los destinos estrella para muchas personas que barajaban unas posibles vacaciones de verano. Los entornos que se tanteaban eran diversos, pero había varios denominadores comunes que se hacían imprescindibles: aire puro, naturaleza y soledad.

A pocas semanas de dar por concluida la campaña estival, se puede decir que la temporada se ha salvado «perfectamente» con más de un 90 por ciento de ocupación en los alojamientos entre julio y agosto. Aunque las anulaciones de última hora por las novedades en la evolución de la pandemia también se han hecho notar, «la mayoría se han ido cubriendo».

Así lo destaca el coordinador de la Oficina de Turismo de Cameros, Jesús Toledo, quien habla de un «movimiento similar al del verano anterior» y que considera «muy positivo». «Lo cierto es que se esperaba una bajada para agosto debido a la aparición de nuevos casos en la región y comunidades vecinas, pero la tendencia se ha mantenido llegando, incluso, al cien por cien durante el fin de semana del 15 de agosto», resalta.

«La estancia media también ha variado, pasando de unos cuatro días a alargar casi la semana entera», resalta el presidente de ASCARIOJA, José Joaquín Sanz. «Hemos sido un éxito total tanto para turistas autóctonos, quienes nos apoyaron al inicio del verano, como para nacionales, que durante julio y agosto se han hecho notar en abundancia», añade.

Club Náutico El Rasillo.

El palmarés del verano camerano se lo llevan Ortigosa y El Rasillo con las cuevas y el club náutico como lugares estrella. «Podemos recibir unas veinte llamadas diarias para pedir información sobre las visitas a las cuevas de Ortigosa, que desde el pasado 11 de julio y hasta septiembre permanecerán abiertas», apunta Toledo.

Mientras, el embalse González Lacasa reina gracias también a las novedades de este año en la ampliación de la zona de playa y la creación de un área de baño para mascotas, teniendo en cuenta que es el único espacio de baño autorizado en la región. «En un segundo nivel se puede encontrar el Parque Natural Sierra de Cebollera con los diferentes recursos deportivos que ofrece», añade.

Sierra Cebollera | Foto: La Rioja Turismo

Fuera de esta sierra, en La Rioja más oriental, las reservas también se han disparado este último mes de verano. Una tendencia al alza que refleja mejores cifras que el año anterior. El propietario de la Casa Rural Muro de Aguas, Sergio Sesma, considera, además, que este puede ser el mejor agosto de los últimos once años.

«Está claro que la demanda turística de este año motivada por el COVID-19 nos ha beneficiado, pero la mayoría de reservas han sido de última hora, muy diferente a la temporada anterior», añade.

Horizonte incierto

El verano no ha ido nada mal, pero otra cosa es predecir el futuro. De cara a la campaña otoño-invierno nadie pone la mano en el fuego y las miradas se fijan en la actualidad informativa, quien marca el devenir de los turistas. «Ahora toca aprovechar agosto y en septiembre y octubre ya se verá porque con la evolución negativa de la pandemia es complicado pronosticar futuras temporadas», apunta el coordinador de la Oficina de Turismo de Cameros.

Mucho más optimista se muestra el presidente de ASCARIOJA al afirmar que ya hay varias casas rurales ocupadas para las próximas navidades y que también se están atendiendo reservas para septiembre y octubre: «Mientras los hoteles de las ciudades pasan por un mal momento, nosotros somos afortunados de poder ofrecer tranquilidad y naturaleza».

Subir