La Rioja

Alfaro advierte a sus vecinos sobre la celebración de las ‘No-fiestas’

La ‘caída’ del calendario de las fiestas patronales de los pueblos riojanos se traduce en muchos casos en la elaboración de una agenda ‘alternativa’ bautizada como las ‘No-fiestas’. En algunas ocasiones, los vecinos y visitantes de las localidades derivan en aglomeraciones que, en el peor de los casos, origina un nuevo brote de coronavirus.

Ante esta situación, el Ayuntamiento de Alfaro ha difundido un comunicado apelando a la responsabilidad social e individual al acercarse la semana del 14 al 20 de agosto, en la que se acostumbraban a celebrar sus fiestas de San Roque.

«La excepcionalidad a la que nos ha conducido la crisis sanitarias ocasionada por la COVID-19 ha puesto a Alfaro ante lo que en el futuro se revisará como puntualidad histórica», comienza el comunicado.

Así, el consistorio emite una serie de «recordatorios» a los vecinos y visitantes de la localidad, recalcando que «el Ayuntamiento no ha organizado ni va a tomar parte en acto alguno». «La semana del 14 al 20 de agosto es una semana normal» en la que «no se permitirán actos alternativos similares a los organizados habitualmente en fiestas (cohete, charangas, espectáculos en la calle…)», recuerda el Bando Municipal.

Durante el periodo indicado, «los bares no pueden servir en la vía pública, a no ser que lo hagan en las terrazas autorizadas al efecto. Únicamente se podrá consumir fuera del local en los elementos de las terrazas autorizados. Dentro de los establecimientos habrá que respetar el aforo y será obligatorio el uso de las mascarillas cuando se esté consumiendo».

Tampoco habrá horarios especiales de los bares «ni se les autorizarán barras exteriores ni música en la calle, ni conciertos, ni espectáculos varios», señala el Bando, subrayando que «están totalmente prohibidos los botellones», bajo sanción de 300 euros a cada uno de los participantes.

Por último, el Ayuntamiento veta la realización de brasas en la vía pública, la ocupación de la vía pública para almuerzos, comidas o cenas no autorizadas, ni para cualquier otro evento festivo. «El incumplimiento de los puntos anteriores conllevará una sanción mínima de 300 euros por infractor», finaliza el Bando.

Subir