La Rioja

El cien por cien de los comercios minoritarios dan por perdida la temporada

Duro golpe para el comercio minorista. La Federación de Empresas de La Rioja (FER) ha realizado una encuesta durante mayo y junio a ochenta comercios minoristas riojanos para conocer cómo ha afectado el coronavirus en el sector y cuáles son las características de esta nueva coyuntura que la pandemia y la desescalada han creado.

La conclusión que se ha logrado obtener es que «tras la reapertura es que el comercio riojano supo afrontar la situación de la crisis con muchas dificultades, pero fue capaz de responder y satisfacer ampliamente a las demandas y necesidades de sus clientes», así lo ha explicado Fernando Cortezón, presidente de Fer Comercio. Si bien no ha sido suficiente: si en una pregunta a habido unanimidad dentro de la encuesta es que los ochenta comercios han dado por perdida la temporada primavera-verano.

Dentro de los distintos comercios minoritarios, Cortezón ha especificado que ha sido el sector del equipamiento de persona, el de la moda, el que más se ha visto afectado, con una tasa de ventas interanual de – 22,2 por ciento respecto al pasado año a nivel nacional. Alimentación, por su lado, también presenta tasas negativas de un -3,3 por ciento, mientras que la referente al equipamiento de hogar ha crecido en un 13,4 por ciento ya que, al haber permanecido tiempo en el hogar, «se han aumentado las necesidades de reformas, bricolaje etc».

Arrojando un poco de luz, el presidente de la FER indica que «un ochenta por ciento del comercio asegura las visitas de los clientes se traducían en ventas concretas, ya que el comprador entraba al comercio a buscar un producto concreto». Incluso el 67 por ciento detectó mayores ventas en productos de electrodomésticos, decoración, bricolaje, higiene y desinfección y ropa y calzado para estar en casa. Si bien, por otro lado, un cincuenta por ciento tuvo que cancelar pedidos a los proveedores, un 33 por ciento canceló pedidos de clientes y un diez por ciento retrasó su reapertura por problemas de limitación de aforo, dato que Cortezón ha calificado como «terrible».

Asimismo, el presidente de la FER ha señalado que «es muy significativo que un 17,5 por ciento de los encuestados quieran reducir su plantilla en un 43 por ciento». Mientras, una mayoría del 87,5 por ciento tiene intención de mantener a sus empleados. Así, como ha especificado Adelaida Alútiz, secretaria general de la FER, en lo referente al empleo en el sector comercio la tasa anual fue de un -3,7 por ciento en España y un -1,8 por ciento en La Rioja, señalando que «en todas las Comunidades Autónomas había disminuido».

Sobre la facturación en el comercio minorista, los índices de ventas, la tasa interanual ha sido en La Rioja de un- 0,1 por ciento (media en lo que va de año de -9,2 por ciento) frente a un -3,3 por ciento nacional (media en lo que va de año de -10,6 por ciento). Alútiz ha hecho balance: «Habiendo en España catorce Comunidades Autónomas con tasa negativa, entre ellas La Rioja, y cinco con tasa positiva, La Rioja se encuentra en una situación imtermedia en empleo y ventas, siendo las más afectadas las islas Baleares y Canarias».

La influencia de los territorios cercanos, sobre todo Navarra y País Vasco ha sido determinante en esta crisis. Antes de la apertura durante el confinamiento general, el 79 por ciento quedó negativamente afectado. Una vez que se procedió a la reapertura, el 75 por ciento comprobó el incremento de las ventas procedentes de compradores de estos territorios.

Tiempo de reinventarse, tiempo online

Si algo ha dejado claro esta crisis del coronavirus es la necesidad de reinventarse para hacer frente a las pérdidas producidas. Así, el 48 por ciento de los comercios encuestados decidió cambiar su estrategia comercial con campañas intensivas, reducciones de precios y teniendo en cuenta el canal online, tanto para venta como para publicidad. En esta línea, las redes sociales juegan un papel fundamental y, un 65 por ciento ha sabido verlo, haciendo uso de ellas.

Sin embargo, la encuesta ha dejado ver que el 44 por ciento de los negocios permanecen reticentes a vender a través de canales no presenciales, mientras que el 37 por ciento sí lo hace y un 19 por ciento se está preparando para ello.

Ayudas al comercio minoritario: el triunfo de los bonos

Cortezón ha señalado como importante que el 19 por ciento de los encuestados ha asegurado que las ayudas adecuadas son las directas. Así, en lo referido, al programa de reimpulso del Gobierno de La Rioja, la encuesta sacó a relucir que, en el mes de mayo, el 63 por ciento conocía este plan y el 37 por ciento lo desconocía. Entre los que lo conocían, el 44 por ciento consideró las ayudas adecuadas y un 37 por ciento consideró que eran más convenientes ayudas directas a gastos corrientes o incentivos al consumo.

Respecto a los bonos de descuento, impulsados por la FER y por diferentes ayuntamientos riojanos, son los que más demanda han despertado: el 84 por ciento participó en las campañas, mientas que el nueve por ciento no lo hizo por la tipología de su establecimiento y el siete por ciento estaba ubicado en municipios que no participaban en la campaña.

Asimismo, ambos trabajadores de la FER han afirmado que se han gastado el cien por cien de estos bonos comerciales en cada localidad, campaña que se ha llevado a cabo durante dos meses y celebrados con presupuestos locales. Así, el presupuesto de Logroño ascendía 250.000 euros para cinco meses, un total 5.ooo bonos. En Santo Domingo y Nájera el presupuesto cifra en 25.000 euros (500 bonos) y en Alfaro, Arnedo y Calahorra 20.000 euros (400 bonos) y en Haro 6.000 euros.

«Estos bonos si no se gastan, se reactivan», recuerda Adúliz, asegurando que a mitad de mes ya se agotaban.

En contraposición, los avales ICO, «por desgracia no han tenido el suficiente arraigo que se esperaba», ha lamentado el presidente de la FER. El 76,2 por ciento de los encuestados no solicitó los préstamos del ICO. El 14,3 por ciento tuvo problema burocráticos o en la tramitación, mientras que el 9,5 por ciento no tuvo ningún problema en su acceso.

Entre las principales demandas que los comercios hacen a a los organismos públicos se encuentran las siguientes: El 27,7 por ciento demanda programas de dinamización comercial, el 17 por ciento considera importantes los programas de sensibilización hacia el sector y el 14,9 reclama programas formativos para el sector y otro 14,9 por ciento ayudas a la digitalización. Un 19,1 por ciento requiere información y ayuda sobre normativas, subvenciones, etc.

Subir