El Rioja

Eva Hita: «Los viticultores empleadores han de asumir una responsabilidad extra»

Eva Hita: «Los viticultores empleadores han de asumir una responsabilidad extra»

Sin duda, una primavera pasada por agua y por numerosos desafíos. A la necesidad de mano de obra para llevar a cabo las tareas agrarias se sumaban las demandas de los operadores agrarios y las medidas de crisis financiadas por los fondos del Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola Español (PASVE) para paliar en la medida de lo posible la caída del mercado.

La temprana llegada del mildiu y las incesantes tormentas tampoco han ayudado a salir a flote, pero la consejera de Agricultura, Eva Hita, no mira atrás y mantiene en el horizonte su lucha para evitar que el agro riojano se convierta en un nuevo foco de contagio.

– Un año complejo y extraordinario para estrenarse en su primera legislatura como consejera. ¿A lo largo de su carrera profesional se ha encontrado ante situaciones en las que ha tenido que actuar bajo la misma presión?

– Lo cierto es que sí, ha sido un año complicado pero hemos sido capaces de actuar con responsabilidad y proactividad y eso es lo importante. Yo me he dedicado siempre al sector alimentario, el cual ha estado sometido a numerosas situaciones convulsas, como la crisis de 2008, a pesar de ser uno de los esenciales. Peor al fin y al cabo estas experiencias lo único que hacen es curtirte y prepararte para nuevos retos.

– ¿Cuál diría que ha sido la decisión más complicada tomada desde que se decretó el estado de alarma el pasado 14 de marzo?

– Destacaría la definición del criterio de proximidad y la creación de una bolsa de empleo agrario, la cual ha surtido gran efecto entre el sector. Pero todo ello no hubiera sido posible sin una actitud proactiva, primando siempre el diálogo y la colaboración entre el Gobierno regional, las organizaciones profesionales agrarias, la Federación de Cooperativas Agrarias de La Rioja y la Delegación de Gobierno. Hemos tomado la decisión de actuar con contundencia y rápido para demostrar nuestra voluntad de buscar soluciones y abordar esta compleja situación.

– ¿Se espera que esa bolsa de empleo tenga el mismo éxito para la vendimia que el recogido previamente de cara a las tareas de la espergura? 

– Todavía hay mucha gente apuntada, pero continuamente instamos al sector a que la utilice. Estamos viendo cada día situaciones muy tristes en otras comunidades autónomas a consecuencia del movimiento de trabajadores temporales y aquí luchamos con ahínco para evitar justamente eso. Es una cuestión fundamental que, en la medida de lo posible, se tire de esta bolsa de empleo y se apueste por una contratación en proximidad para evitar esos desplazamientos entre regiones. Junto con los ministros Illa (Sanidad) y Planas (Agricultura), un total de once comunidades trabajamos de manera colaborativa en este sentido, lo que ha dado como resultado la publicación de un procedimiento para abordar las campañas agrarias con seguridad y el protocolo regional presentado este miércoles, todo ello totalmente alineado.

– En relación a este protocolo de seguridad, se insta a los propios empleadores agrícolas a que dispongan, además de un plan específico de prevención y contingencia frente al COVID-19, con las medidas concretas que ello supone. ¿Considera que, dada la situación, muchos viticultores optarán por una vendimia mecánica para evitar así posibles riesgos?

– El optar por una vendimia mecánica o manual es una decisión que compete a cada viticultor en relación al tipo de explotación que tenga, siempre asegurando un desarrollo óptimo desde el punto de vista cualitativo y preservando la seguridad de sus explotaciones. Pero no podemos olvidarnos del contexto de pandemia sanitaria en el que estamos, lo cual obliga a tomar decisiones excepcionales. En este sentido, los empleadores tienen la obligación de proporcionar alojamiento en una situación de dignidad, pero además ahora han de garantizar una seguridad sanitaria añadida, por lo que tienen una carga de responsabilidad extra.

Es por eso que hemos redactado este protocolo de manera sencilla y comprensible con la intención de facilitar la labor del empleador. En cuanto a estos protocolos, no dejan de ser recomendaciones recogidas en la propia guía del Ministerio y que hacemos también nuestras. Pero los empleadores también tienen que basarse en esos servicios de prevención de riesgos para definir las características de su alojamiento y explotación y actuar en aras de la protección de la salud publica. Es de admirar, y lo recalco, que no tengamos aquí ningún brote asociado a trabajadores temporales gracias al impecable trabajo del sector.

– Más allá del miedo al contagio, el riesgo fúngico del mildiu también ha quitado el sueño a más de uno. ¿Cómo se presenta esta vendimia del COVID-19?

– La cuestión fitosanitaria siempre ha sido un tema importante y la decisión de crear un grupo de trabajo para estudiar la inclusión del mildiu como riesgo asegurable por la Comisión Territorial de Seguros Agrarias así lo refleja. Cada vez incide con mayo virulencia y hay que buscar la manera de respaldar al sector. El azote climatológico que venimos sufriendo campaña tras campaña es importante y por ello que siempre instamos a los agricultores a que contraten los seguros agrarios como una herramienta fundamental para garantizar la rentabilidad de su explotación agraria. Lo cierto es que las contrataciones crecen constantemente, de ahí que hayamos incrementado en un cinco por ciento el presupuesto destinado a seguros agrarios hasta alcanzar los 3,28 millones euros este año.

Subir