Deportes

Sergio Rodríguez: «El equipo no va a decepcionar a nadie»

El entrenador de la UD Logroñés, Sergio Rodríguez, se ha mostrado calmado e ilusionado este viernes. La Rioja bulle en busca del ascenso, pero el técnico baja revoluciones: «No tenemos que perder de vista que es un partido de fútbol. Al ser noventa minutos y no ida y vuelta puede pasar cualquier cosa y todo se va a decidir por pequeños detalles». Más de cuatro meses después del último partido y tras un largo parón, conviene relativizar los estados de forma: «La cosa está muy igualada y somos dos grandes plantillas, ellos han tenido una incorporación con el delantero (Josua Pérez).

En ese sentido, cree que la clave será encontrar sus señas de identidad: «Un 80 o 90 por ciento depende de nosotros y queremos llegar a ser el equipo que éramos antes del parón». Rodríguez subraya la importancia de no caer en una sobremotivación que «nos haga no ser nosotros y hacer cosas que no sabemos hacer». Confía mucho en su equipo y en su plantilla y abre la puerta a posibles sorpresas: «Ha habido mucho tiempo de preparación y puede haber cambios en el balón parado o a nivel de sistemas tácticos».

Uno de los mensajes que más ha repetido el logroñés es la humildad, como ha hecho durante toda la temporada: «No vamos a ponernos dramáticos y pensar que es el partido de nuestras vidas, es solo un partido de fútbol y el más importante hasta ahora, pero ojalá juguemos mejor». El bloque blanquirrojo comenzó los entrenamientos el 18 de julio de 2019 y un año después espera cerrar el círculo en La Rosaleda frente al Castellón: «Todos hubiéramos firmado llegar aquí, el mérito es de los jugadores y a ver si ponemos la guinda».

Sergio Rodríguez (UD Logroñés) y Óscar Cano (CD Castellón) | Foto: UD Logroñés

Unos futbolistas que deberán acostumbrarse a jugar sin público en las gradas: «No te voy a decir si es positivo o negativo». Con el cemento y unos pocos medios de comunicación como testigos, los riojanos disputaron un amistoso frente al Bilbao Athletic: «Ahí no se coge ritmo, hemos intentado cogerlo en los entrenamientos y esperamos estar el sábado a un buen nivel competitivo».

Una dimensión social y regional

La proximidad del encuentro ha generado una oleada de apoyos al club por toda La Rioja. Para Sergio Rodríguez, riojano y exjugador de la UD Logroñés, las sensaciones son muy especiales: «El hecho de ser de la tierra, de la ciudad, de llevar muchos años en este club y de todos los años que llevamos sin fútbol profesional, te hace sentirlo de manera especial». El peligro es que las emociones desborden al equipo: «Tengo que intentar dejar al lado esas raíces para centrarme en lo meramente profesional».

Sergio quiere lograr el ascenso con el equipo de su tierra: «Cuando vine a Logroño era mi sueño, me siento un privilegiado de entrenar al club y estar en su estructura de fútbol base. Sinceramente, no me esperaba vivir esto». Lo que sí promete es compromiso, suyo y de los jugadores: «Independientemente del resultado, el equipo no va a decepcionar a nadie».

Un club plagado de riojanos que para el entrenador, «da un plus de identidad y de compromiso». Sin embargo, amplía la visión y afirma que hay muchas más comunidades autónomas e historias mezcladas en el vestuario: «Ellos saben que si lo conseguimos, van a ser recordados con mucho cariño». Tras veinte años de sequía en el fútbol profesional riojano, la entidad quiere volver a los diarios nacionales, a los resúmenes de la jornada y a las botas de colores: «Lo hacemos por nosotros, por nuestras familias y por esa gente que está detrás».

Por último, valora también el despliegue de la afición y de los medios de comnunicación: «La región se está volcando, nuestro mayor objetivo es no decepcionarles, pero nosotros estamos centrados en el partido. Tenemos que estar donde tenemos que estar y si se consigue algo, ya habrá tiempo de celebrar».

Subir