La Rioja

‘Mamá, quiero ser artista’, pero en Logroño: Dinámica Teatral formará a profesionales

Profesionalizarse en las artes escénicas es ahora posible sin acudir a la gran ciudad. Desde La Rioja y, concretamente, en Logroño, Silvia Saénz, directora de la academia de teatro Dinámica Teatral y Alejandro Ramonda, director general de Dinámica Teatral, presentan su  curso de Formación de Intérpretes Profesionales para Teatro, Cine y TV (FIP). Este dará comienzo en octubre con 18 plazas, respetando las medidas de seguridad ya transmitidas desde las autoridades y con flexibilidad para adaptarse a nuevas recomendaciones.

«Este curso está dirigido a aquellas personas que quieran dedicarse profesionalmente a las artes escénicas», especifica Ramonda. «Estudiar aquí garantiza no solo quedarse en La Rioja sino la posibilidad de trabajar en Sala Negra o en sus producciones».

Saénz ha explicado que la formación podrá cursarse a través de dos vías, una de dos años y otra de tres (veinte o veintiséis horas semanales) , «dependiendo de la implicación horaria del estudiante». Asimismo, el alumnado deberá superar previamente unas pruebas de acceso consistentes en «cantar y bailar ante un tribunal; recitar una poesía, monólogo o escenificación elegida por sí mismo y una entrevista final». Las pruebas se realizarán entre el 27 y el 29 de julio, pudiéndose inscribir en ellas desde este jueves, hasta las 14:00 horas del 23 julio.

Entre las líneas de trabajo se encuentran formación teórica y práctica en técnicas interpretativas para televisión, cine y teatro; en pedagogía para que el alumnado sea capaz de enseñar lo aprendido; en experimentación ante el público y la inclusión en una base de datos de casting y representación de actores y actrices. El alumnado, además, finalizará el curso con una obra propia producida desde la academia. «Vamos a apoyar sus propias producciones y les vamos a brindar este espacio maravilloso para que puedan mostrar», ha puesto en valor Saénz.

Se trata pues, «de la primera propuesta de teatro profesional después de la Escuela Municipal de teatro que hubo en su día», como ha contextualizado Ramonda, una alternativa dentro de la Comunidad a la enseñanza pública ofertada por las Escuelas Superiores de Arte Dramático (ESAD). El próximo sábado la academia organizará una jornada de puertas abiertas para informar a los interesados de su oferta, los espacios disponibles, las asignaturas y los horarios.

Entre los requisitos previos  del alumnado se encuentra tener 17 años antes de finalizar 2020. «Pensamos que hay personas que ya han terminado 4º de la ESO y que no quieren hacer bachillerato porque no se ven en un camino universitario y, probablemente, esto pueda ser una formación profesional que hasta ahora no existía en La Rioja para ellos, que todavía no han cumplido los 18 y que están en ese limbo de ni trabajo, ni estudio ni sé lo que quiero», explica Saénz.

De igual manera, Dinámica Teatral seguirá impartiendo sus clases regulares, como lo llevaba haciendo a lo largo de sus dieciocho años de andadura. «Queríamos dar un paso más en lo que estábamos haciendo, pero vamos a continuar brindando experimentación de técnica teatral desde los tres a los cien años y a todas persona que quiera acudir a los formatos de curso regular», ha aclarado la profesora. Todos los cursos impartidos presentan flexibilidad ante esta situación, ofreciendo contenidos presenciales, semipresenciales y online, con un máximo de doce alumnos por grupo.

«Hemos sido los primeros en confinarnos y los últimos en arrancar»

La cultura ha sido uno de los sectores más azotado por el coronavirus. «Hemos sido los primeros en confinarnos y los últimos en arrancar», lamenta Ramonda. «Ya de por sí es difícil sacar proyectos culturales con la situación de atraso existente en La Rioja respecto a otras comunidades, esto ya ha sido un mazazo». Ahora, en la desescalada es tiempo de aunar fuerzas y albergar esperanza, «es el momento de que las personas y las empresas que nos dedicamos a la cultura rememos para hacer que sea posible».

«En su día ya dije que estoy, tanto yo como Silvia y el equipo de Dinámica Teatral, dispuestos a seguir apostando por este proyecto, pero necesitaremos la ayuda de las instituciones y del público», demanda el director general. «Hasta que no me digan que cierre porque no tengo a nadie, aquí voy a estar».

Subir