Deportes

Pueblos blanquirrojos: la UD Logroñés ya es el equipo de toda La Rioja

La UD Logroñés está inmersa en plena metamorfosis, pasando de ser un club centrado en su ciudad y con apoyo en algunos pueblos a alcanzar una dimensión regional. Con motivo del encuentro decisivo ante el Castellón (sábado 22:00, La Rosaleda), numerosos pueblos riojanos se están tiñendo de blanquirrojo.

En la Ribera del Ebro, en plena sierra de Cameros; en La Rioja Alta y en La Rioja Baja, la pasión se desborda por toda la comunidad. Además de crear identidad deportiva, lo cierto es que el fútbol profesional puede construir una buena parte de la idiosincrasia riojana en los próximos años.

Todo depende de si Ander Vitoria, Zelu, Roni y compañía logran meter un gol y ganar un simple partido de fútbol. Un evento que la región llevaba dos décadas esperando. Una oportunidad para volver a colocar a Logroño en los periódicos nacionales y vender La Rioja fuera de los siete valles. La Segunda División se ve prácticamente en 150 países y la repercusión estaría asegurada a nivel nacional. Pero antes de todo eso, de las botas de colores, los peinados y las ‘millonadas’ de la televisión, queda disfrutar del momento. ¡Y vaya si lo están haciendo!

Y en ese apartado, una gran cantidad de pueblos riojanos está sacando un sobresaliente. Baños de Río Tobía, San Millán de la Cogolla, Berceo, Clavijo, Cuzcurrita del Río Tirón, Cordovín, Viguera, Tirgo, El Villar de Arnedo, Galilea, Ventosa, Villamediana de Iregua… la lista no para de crecer.

En muchas ocasiones, las zonas urbanas y los pueblos no ‘casan’ demasiado bien. Panoramas y estilos de vida muy distintos que el deporte rey sí es capaz de unir por un sentimiento. Hasta ahí llega el poder de este fenómeno social.

Subir