La Rioja

El windsurf y el sup, los deportes acuáticos de moda en El Rasillo

Ubicado en el embalse González Lacasa, el Club Náutico El Rasillo es una de las opciones más completas para todos los amantes de la naturaleza y la práctica de los deportes náuticos. Rodeado de extensos pinares, a mil metros de altitud, en pleno valle alto del Iregua, este espacio acoge un amplio complejo lleno de instalaciones totalmente reformadas para poder ofrecer los mejores servicios, tanto deportivos, como de restauración.

Todo empezó allá por el año 1985, cuando un amante del esquí, Piru Sáenz-Torre, se planteó que faltaban deportes de verano en La Rioja. La búsqueda de alternativas para seguir realizando tareas deportivas profesionales en el agua durante los meses estivales desembocó en la idea de crear una escuela de windsurf.

«En aquella época era un deporte muy de moda, igual que ahora la bicicleta de montaña, así que nos planteamos ofrecer cursillos. La oferta fue creciendo y decidimos incluir más deportes para los que no hacía falta viento como el pádel surf, tan de moda ahora. Empecé guardando las tablas en una caja de camión y mira dónde hemos llegado. ¡A un club náutico! 38 veranos después, aquí sigo».

Actualmente, el Club Náutico El Rasillo recibe a varios tipos de público muy definidos. En primer lugar, jóvenes de campamentos alojados en los albergues de toda la zona y excursiones de fin de curso. «Algo que, por lo atípico de este año, no se ha dado. Pero sí que hemos notado que algunos de esos chavales vienen ahora a pasar el día o el fin de semana con sus padres».

Por otra parte los turistas de las segundas residencias. «Madrileños, catalanes y vascos en su mayoría. Casi todos son descendientes del pueblo que tienen casa aquí y vienen cada verano. Entre estos ‘veraneantes’ es muy común la práctica del windsurf». Y por último, una clientela más novedosa pero que este año puede convertirse en la más numerosa: familias y grupos de amigos que han decidido pasar sus vacaciones en las casas rurales.

Una jornada «pasada por agua»

Son muchas las personas que escogen este club riojano para pasar un día o un fin de semana: naturaleza y diversión asegurados. «Para los ‘principiantes’ que vengan por primera o segunda vez recomiendo que, para divertirse un rato, cojan primero un hidropedal, es la forma más sencilla de tener un primer contacto con el agua, ya que te puedes subir y bajar las veces que quieras». Una vez ‘en remojo’, el piragüismo sería el siguiente paso. Tras una breve explicación técnica podrás recorrer las aguas tranquilas del pantano y divisar desde dentro el excelente paisaje. El Club Náutico cuenta con piraguas insumergibles y autovaciables, adaptadas para todos los públicos sin ninguna experiencia previa, en formato individual y doble.

El sup sería otra opción. «Prueba tu equilibrio desplazándote por el agua, de pie encima de una tabla. No necesitas olas para disfrutar de este nuevo deporte llegado desde Hawai». Para los más profesionales, el windsurf, con el que «sentirás la sensación de deslizarte sobre el agua a bordo del velero más rápido que se ha inventado». El visitante puede elegir también un velero de vela ligera (veleros pequeños y grandes) en los que, después de observar cómo se apareja «podrás participar de su manejo surcando las aguas del pantano y sintiendo el viento bajo las velas».

Todas estas actividades acuáticas se pueden complementar, además, con la práctica del tiro con arco, carreras de orientación o tirolinas, entre otras. «Desarrollamos un programa conjunto con el Parque Aventura Lumbreras en el que las actividades del parque se realizan por la mañana y ya en la tarde, el cliente podrá disfrutar de las distintas opciones del Club Náutico».

Subir