Deportes

Sergio Rodríguez: «No sentimos el favoritismo, no hay tal diferencia»

A solo ocho días del decisivo encuentro frente al Castellón (La Rosaleda, sábado 18 de julio, 22 horas), tanto la plantilla como el cuerpo técnico de la UD Logroñés trabajan con intensidad. Sergio Rodríguez, el entrenador blanquirrojo, se muestra muy tranquilo y muestra su línea habitual. Palabras como ‘equilibrio’ o ‘normalidad’ salen con mucha frecuencia de su boca. Calmado y sereno, cree en las posibilidades de los suyos sin escuchar los cantos de sirena de Óscar Cano, su homólogo en el banquillo rival.

El rival traslada toda la presión a los riojanos, pero Sergio es contundente: «No sentimos el favoritismo y tampoco lo he notado de momento por aquí. No podemos controlar lo que pasa en Castellón, pero sabemos que será un partido muy complicado». Además, destaca las cualidades del rival: líderes del Grupo III, su plantilla, su elevado presupuesto y remarca todavía más su opinión: «No hay tal diferencia entre los dos equipos». Por ello, cree que el encuentro será muy ajustado y solamente se decidirá en pequeños detalles.

Tras más de dos semanas de análisis al conjunto ‘orellut’, Rodríguez sigue sin dar pistas. El técnico cree que ambos equipos se pueden sorprender mutuamente, pero focaliza todos sus esfuerzos en su plantilla: «El 80% del trabajo está centrado en dar nuestra versión, porque estamos convencidos de que si lo conseguimos, vamos a rebajar sus virtudes». Valora al contrincante como un conjunto capaz de generar fútbol, con gente joven y de mucho ritmo, pero vuelve a insistir en la importancia del trabajo grupal: «Tenemos que llevar nuestras virtudes a la máxima expresión».

En ese sentido, el amistoso frente al Bilbao Athletic supuso una buena oportunidad para retomar la experiencia competitiva, tras cuatro meses de parón obligado por el coronavirus: «El Athletic tiene mecanismos parecidos a los del Castellón y el partido del otro día nos sirvió para ponernos a prueba, ver dónde estamos y competir con rivales». En esa misma línea, el bloque logroñés disputará un partidillo durante este sábado en Las Gaunas, antes de encarar la semana más decisiva de la historia de la entidad. «Todavía no tengo claro el once», afirma.

Además de lo futbolístico, Sergio Rodríguez es profesor y por tanto, es capaz de gestionar hábilmente los grupos. Dentro de la incógnita que supone el extenso parón, la seguridad preside su discurso: «Veo a mis jugadores más centrados en el trabajo diario que en el partido ante el Castellón. Es pronto para que nos entren esos nervios o ese exceso de motivación».

Por otro lado, explica que la progresión del trabajo ha sido ascendente en las últimas semanas y comenzará a bajar en los próximos días: «Hay que tener mucho cuidado con las posibles lesiones, jugar con ese tipo de molestias». Todo ello sin olvidar el descanso: «Hay que mantener un equilibrio, los jugadores tienen que estar relajados en su casa y con la familia. Es tan importante como el trabajo». En ese sentido, cierra filas en torno a los suyos y anuncia que sus apariciones serán «esporádicas» durante la próxima semana, para lograr «el mejor nivel el domingo».

El componente social

Progresivamente, Logroño y La Rioja van tiñéndose de blanquirrojo. El entrenador no es ajeno a ello: «Siempre llegan, cuando ves la ilusión que hay detrás del proyecto siempre llega. Sabemos que detrás de nuestro trabajo siempre hay mucha gente ilusionada y seguramente nuestra mayor motivación sea hacer feliz a la gente que esté detrás del club». Lamenta que la afición no pueda acompañar al equipo físicamente, pero anuncia también que ·»esperan estar a la altura».

Por último, Sergio expresa la importancia de la dosificación, tanto de los mensajes motivacionales como de aspectos del rival: «Llegan poco a poco, cada semana se meten diferentes. Es cierto que ahora ya son todos del encuentro». Tranquilidad, naturalidad y precaución; así es la vía elegida por la UD Logroñés para intentar convertirse en equipo de Segunda.

Subir