Salud

SATSE pide el regreso a la normalidad de los centros de salud riojanos

El sindicato de enfermería SATSE  ha exigido este jueves la progresiva vuelta al normal funcionamiento de todos los centros de salud de La Rioja, y con ello «la vuelta a la atención sanitaria cercana y segura que supone para los pacientes que estos, con las medidas de seguridad necesarias, puedan ser valorados de manera presencial, tanto en los centros de salud como en sus domicilios, por personal médico y no a través de una mera llamada telefónica».

Por el contrario, afirma SATSE, «las enfermeras y enfermeros sí que prestan atención sanitaria y cuidados de manera presencial al paciente, tanto en el centro de salud como en sus domicilios, lo que, además de ofrecer una atención mucho más cercana y humanizada a los ciudadanos, da tranquilidad y mayor confianza y seguridad a los mismos en la evaluación, valoración, seguimiento y resolución de su problema de salud y cuidados».

Para el sindicato, «esta desigual situación en cuanto a la atención que reciben los ciudadanos y pacientes, según sea un médico o una enfermera quién le atiende, además de generar una discriminatoria situación laboral y profesional, no redunda en una mejor atención a los pacientes y ciudadanos, que debería ser la premisa principal en la que basar la decisiones que se adopten desde las diferentes direcciones de las áreas de salud de Atención Primaria en el conjunto del país, y no solo ahora, una vez superado lo peor de la pandemia por el coronavirus, sino también en el futuro en lo que la respecta a posibles nuevas oleadas de la COVID-19 que deberán compatibilizarse necesariamente con la actividad asistencial ordinaria».

Por todo ello, la organización sindical asegura que, ante este «drástico» cambio en la atención a los pacientes que quiere implantar la administración sanitaria en los centros de salud de diversas autonomías, cambiando la atención presencial a los pacientes por una llamada telefónica del médico, «mientras las enfermeras y enfermeros incrementan su atención directa y presencial, tanto en los propios centros de salud como en los domicilios de los pacientes y ciudadanos en general, será absolutamente necesario no solo incrementar las plantillas de enfermeros y enfermeras, sino también establecer mecanismos de compensación laboral y retributiva por su excepcional contribución a garantizar la atención y cuidados en óptimas condiciones de seguridad, confianza y cercanía hacia los pacientes».

Subir