Google Fonts

400: Too many fonts requested for Internet Explorer

Please request fewer web fonts for Internet Explorer or only the fonts which are used on this page. Older versions of Internet Explorer block and download ALL requested web fonts, whether they are used or not.

Requested (8) web fonts: Family{name=Montserrat, foundry=Google, namespace=api, version=v15} (style: normal, weight: 400),Family{name=Open Sans, foundry=Google, namespace=api, version=v18} (style: normal, weight: 800),Family{name=Oswald, foundry=Google, namespace=api, version=v35} (style: normal, weight: 400, {wght=400.0}),Family{name=Playfair Display, foundry=Google, namespace=api, version=v21} (style: normal, weight: 400, {wght=400.0}),Family{name=Quicksand, foundry=Google, namespace=api, version=v21} (style: normal, weight: 400, {wght=400.0}),Family{name=Raleway, foundry=Google, namespace=api, version=v18} (style: normal, weight: 400, {wght=400.0}),Family{name=Roboto Slab, foundry=Google, namespace=api, version=v12} (style: normal, weight: 400, {wght=400.0}),Family{name=Work Sans, foundry=Google, namespace=api, version=v8} (style: normal, weight: 400, {wght=900.0})

For reference, see the Google Fonts API documentation.

Deportes

Víctor: «El confinamiento me ha ayudado a relajarme y a tener otra perspectiva»

Fuente: Baiko Pilota

Una vez pasado el confinamiento, el pelotari Víctor Esteban (Ezcaray, 16 de marzo de 1993) se entrena a tope en los frontones en busca de próximos partidos. El ‘pelaire’ termina contrato con Baiko durante el próximo mes de septiembre, pero la promotora vasca no cuenta demasiado con él en esta reanudación: «Jugué en Bilbao el pasado sábado (27 de junio) y tengo otro partido el 17». Sumido en ese impás competitivo, trata de mejorar sus prestaciones: «Tengo que estar bien y cuidarme. Creo que soy un profesional y estaré disponible cuando la empresa me necesite».

A Víctor, el confinamiento le pilló en Logroño. Eso sí, una vez levantada la prohibición de desplazamiento, volvió a su localidad natal: «El Ayuntamiento me facilitó la cinta de correr y materiales que pudieran venirnos bien. También solía conectarme online con mi entrenador; no es lo mismo que un entrenamiento presencial, pero lo llevé bastante bien». El deportista tiró también de imaginación y se adecuó una zona para manos en el trastero de su casa. Todo ello, con el objetivo de coger una buena forma física.

Un parón ‘positivo’

Una vez superado el estado de alarma, los frontones volvieron a abrirse. Pero claro, dos meses de ausencia se notan: «Empecé con una pelota muy suave, me notaba las manos bien y empecé a lanzar del ‘4 al 4’, del ‘5 al 5’, hasta poder entrenar con normalidad». Con esas buenas sensaciones y a pesar de las dificultades, saca una lección positiva de la cuarentena: «Nunca había parado en seis años, nunca he tenido ninguna lesión y no terminaba de desconectar. Me iba de vacaciones y siempre pensaba en la pelota; me ha ayudado a relajarme y ahora tengo otra perspectiva diferente de todo».

El riojano espera mantener esa visión y disfrutar más durante la competición: «Antes me tomaba tan, tan, tan a pecho todo, que sufría bastante. Espero que me sirva para afrontar mejor los partidos». Y recalca su intenciones de centrarse en sí mismo para poder obtener resultados: «Tengo que intentar entrenar todos los días y cada semana que salga al frontón estar un poco mejor. Si la empresa me ve bien, acabará contando conmigo. La clave es preocuparme de lo que esté en mi mano y yo pueda hacer».

El calendario avanza con rapidez, los grandes torneos se acercan (‘Cuatro y Medio’ y ‘Manomanista’) y Esteban confía en poder jugarlos. Durante la cuarentena, los técnicos hablaron con él sobre el progreso de sus entrenamientos y posteriormente, se puso encima de la mesa la renovación: «No era el momento, porque en ese momento estábamos más preocupados por el tema de volver a la pelota». Pese a la incertidumbre, él mantiene la calma: «Todavía queda un periodo para negociar y que se resuelvan las cosas». Calma, actitud y trabajo, ingredientes para tratar de volver a los focos.

Subir