El Rioja

Corinox, el líder del acero inoxidable: «En La Rioja nos especializamos en bodegas»

Roberto Lara, en el almacén de su empresa Corinox

La llegada del COVID-19 les ha afectado «bastante menos de lo esperado» porque, a diferencia de muchas empresas del sector, todos sus almacenes estaban cargados de materiales recién llegados de China y otros países. Con las provisiones listas para darles salida, esta empresa líder en La Rioja en materiales de acero inoxidable ha sido capaz de abrirse paso, incluso, entre sus competidores a nivel nacional.

Corinox, la Comercial Riojana de Inoxidables fundada en 2004, ya cuenta con multitud de proveedores y clientes dentro y fuera del panorama nacional. El éxito, según su gerente, Roberto Lara, «se alcanza cuando logras vender a las empresas más fuertes de España y a gente que en un principio acudía a ti en busca de clientes, siempre manteniendo tu empresa sólida».

Con el paso de los años, el almacén con el que comenzó en el Polígono de Cantabria se ha convertido en tres amplias instalaciones para albergar todo tipo de materiales, desde racores, bombas y mangueras hasta pequeños depósitos y prensas para elaboradores de vino particulares. En la actualidad, además, lidera las primeras posiciones en cuanto a empresas referente en el sector de inoxidables.

«Aquí en La Rioja nos especializamos, sobre todo, en el trato con bodegas, bien a través de sus talleres en el caso de las más grandes o con los propios vinicultores que elaboran vino a nivel particular, a quienes les vendemos pequeños depósitos, prensas o despalilladoras», explica el gerente. Junto con vendimias, la época de más ventas son los meses de febrero a agosto, «cuando las bodegas hacen reformas o ampliaciones».

Sin embargo, los sectores que abarca esta empresa son diversos y van desde la decoración hasta los productos químicos, pasando por la construcción y, en mayor medida, la industria alimentaria, con empresas cárnicas y conserveras. «Son materiales que se pueden usar en multitud de ámbitos y en muchas ocasiones ni nosotros sabemos dónde acaban», apunta Lara.

Más allá de las fronteras regionales, el mayor mercado de Corinox no se aglutina en su tierra: «Aunque La Rioja sea mucho de campo, hay poco espacio de consumo. Además, como dicen el refrán, nadie es profeta en su tierra y muchas veces me ha tocado ver empresas riojanas que piensan que por comprar fuera el producto es mejor sin darse cuenta de que yo vendo a otras comunidades».

Algo similar le ocurre con la industria conservera de La Rioja, asentada principalmente en Calahorra pero «cliente mayormente de empresas aragonesas». Fuera de La Rioja los clientes directos pasan a convertirse en almacenistas de regiones como Murcia, Cataluña o Andalucía que demandan accesorios para el sector de la alimentación.

El mercado internacional tampoco se queda fuera. Principalmente Italia, pero también China y, de forma más puntual, Portugal, Francia, Grecia o República Checa. Sin embargo, la empresa no busca la venta en el extranjero, sino que sus proyectos futuros se engloban en un crecimiento a nivel nacional, reforzando los clientes y sectores actuales en los que trabajan.

«Sobre todo, queremos ampliar en el sector de las bodegas, ya que es donde más facilidad de entrada tenemos porque nos movemos mucho en ese mercado», resalta Lara al tiempo que recuerda su éxito en la pasada edición de la Feria Enomaq de Zaragoza, donde a raíz de su asistencia, consiguió multitud de clientes del sector vinícola.

Subir