La Rioja

La Universidad de La Rioja plantea un escenario de máxima presencialidad para el curso 2020-21

La Universidad de La Rioja plantea un escenario de máxima presencialidad para el curso 2020-21. «La Universidad de La Rioja es una universidad presencial y tratará por todos los medios que la mayor parte de las asignaturas y prácticas sean, siempre que las condiciones lo permitan, presenciales», ha afirmado este martes el secretario general de la UR, Javier García Turza.

“En este sentido -ha asegurado-, el Consejo de Dirección está trabajando, en coordinación con los centros que imparten estudios de Grado, para que la planificación del curso 2020-21 se haga de forma presencial”.

No obstante, y ante el temor de que en cualquier momento se produzca un rebrote de la pandemia, la Universidad de La Rioja está avanzando en un plan de contingencia. Este plan, que se finalizará a lo largo del mes de julio, observará todas las medidas que garanticen la seguridad del alumnado y del personal.

Ese escenario de máxima presencialidad, que solo se verá alterado en el caso de que las circunstancias sanitarias así lo exijan, viene marcado por el Real Decreto Ley 21/2020, de 9 de junio, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

En particular, en lo referido a “las medidas organizativas que resulten necesarias para evitar aglomeraciones y garantizar que se mantenga una distancia de seguridad de, al menos, 1,5 metros; cuando no sea posible mantener dicha distancia de seguridad, se observarán las medidas de higiene adecuadas para prevenir los riesgos de contagio».

Esta disposición permite a la Universidad de La Rioja continuar con la planificación del curso 2020-21 de acuerdo con los compromisos de presencialidad que marcan las memorias de planes de estudios aprobadas por el Consejo de Universidades, al tiempo que le obliga a tomar medidas de prevención de riesgos de contagio y a elaborar planes que le permitan adaptarse con rapidez a las situaciones sanitarias que pudieran estar vigentes durante el curso 2020-21, en especial durante el primer semestre.

Medidas sanitarias durante la docencia presencial: las prácticas

En la planificación se tendrá en cuenta la capacidad máxima que permite cada una de las aulas de la UR y de la matriculación prevista en cada grupo docente, tomando como referencia la del pasado curso.

Los espacios se adaptarán, dentro de lo posible, para permitir una capacidad que contemple 1,5 metros de separación entre estudiantes.

En caso de que la capacidad del aula y la actividad que se realice en él no permita garantizar siempre la distancia de 1,5 metros, tanto estudiantado como profesorado atenderán la clase provistos de mascarilla.

A modo de ejemplo, se contempla que en las clases prácticas o de laboratorio que requieren desplazamientos del alumnado y el profesorado se intentará respetar, siempre que sea posible, esa distancia de 1,5 metros durante todo el desarrollo de la docencia y por todos los presentes en ella (estudiantes y docentes).

Para ello, los estudiantes trabajarán preferentemente de manera individual. En los casos en los que se haga trabajo en equipo, se recomienda que estos sean de dos personas. Y, si se forman equipos, estos serán estables durante todo el desarrollo de la asignatura.

Si es necesario que los docentes se acerquen de manera puntual a los estudiantes para darles instrucciones u otras acciones, estas aproximaciones serán las mínimas necesarias y respetando la máxima distancia posible.

Se minimizará al máximo posible que el estudiantado comparta elementos, equipos o herramientas, excepto cuando formen un equipo de trabajo. Si en algún caso puntual fuera necesario, se extremarán las medidas de higiene personales (lavado de manos) y de desinfección de los elementos compartidos.

En todos los laboratorios existirán mascarillas, geles hidroalcohólicos, guantes, desinfectantes de superficie y paños desechables (de un solo uso).

Subir