La Rioja

Madre de Dios a color: Logroño prioriza a los peatones

Miradas confusas hacia el suelo de color. Furgonetas que maniobran para dar la vuelta ante una calle cortada. Esta es la imagen que se repite a lo largo del día tras la reciente obra en la calle Emilio Pérez Francés, en el tramo comprendido entre las calles 8 de Marzo y Manzanera. El objetivo: crear un área pacificada junto al colegio Madre de Dios y la Biblioteca Rafael Azcona para ayudar al peatón a guardar una distancia de seguridad tras su salida del confinamiento.

Jaime Caballero, concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, ha especificado en qué se basan los cambios en una de las zonas de Logroño con las aceras más estrechas: los barrios de San José y Madre de Dios. Estas medidas se han llevado a cabo dentro del programa «Logroño calles abiertas».

«Se va a actuar atendiendo al concepto área pacificada o super manzana que ya recogía el Plan de movilidad Urbana Sostenible (PMUS)», explica Caballero frente a la nueva plaza creada ante la biblioteca. «Y lo vamos a trasladar a este barrio en forma de una zona a treinta kilómetros por hora.»

Asimismo, el edil ha querido recalcar la prioridad del peatón en esta zona y de bicicletas. «Para ello, uno de los objetivos que se persiguen es reducir el tráfico de paso, evitar itinerarios que signifiquen atajos y que permitan el acceso de los vecinos a sus casas y a los comercios». Así, con esta primera intervención «se consigue desviar el tráfico de Emilio Francés a 8 de marzo», quedando esta de un solo carril de circulación.

Jaime Caballero explica la segunda fase del área pacificada en Madre de Dios. / Foto: Nuria Pajares

«La principal actuación es continuar generando espacio para los peatones y creando itinerarios. Por ello, vamos a crear itinerarios sinuosos para los coches con el fin de reducir la velocidad mediante el código de colores», explica. Así, la gran duda queda resuelta: «Las líneas rojas indican el espacio que se gana para la zona peatonal, las naranjas representan la suma de ese espacio más la acera que había previamente y las azules son la banda de rodadura que quiere recordar a los vehículos que tienen que ir más despacio porque están en una zona de prioridad peatonal». Con esto, queda finalizada la primera fase del área pacificada Madre de Dios.

Jaime Caballero explica la segunda fase dedel área pacificada de Madre de Dios. /Foto: Nuria Pajares

Cambios ante el colegio Madre de Dios

Ante la calle Cantabria, las labores de la segunda fase han estado dirigidas a crear una zona peatonal en torno al colegio público Madre de Dios. «La calle Cantabria se verá interrumpida desde la altura de Ruperto Gómez de Segura hasta 8 de Marzo para crear otra plaza en la puerta del colegio».

Según ha aclarado Caballero, esta plaza se pondrá al servicio de la asociación vecinal y del colegio «para que participen en la definición de este espacio».  Asimismo, estarán en esta zona presentes esos itinerarios sinuosos, en zig-zag para los vehículos. En la zona norte de la calle Cantabria quedará «en sentido opuesto al actual» y se accederá por la calle Quintiliano.

En las siguientes fases también se construirán las puertas de entrada a esta área pacificada, quedando señalada de «manera evidente con señalización horizontal y vertical», quedando también en zona treinta y con prioridad para peatones y ciclistas.

Jaime Caballero explica la segunda fase del área de pacificada en Madre de Dios. / Foto: Nuria Pajares

Jaime Caballero explica la segunda fase del área de pacificada en Madre de Dios. / Foto: Nuria Pajares

Según Caballero, estas obras se realizan de manera «rápida» y «barata». «Como se está haciendo en otros lugares del mundo desde Nueva York hasta Torrelodones, pasando por Milán y otras muchas ciudades que ya llevan avanzado este sistema. De lo que se trata es de que tantos peatones y vehículos se den cuenta de que están en una zona en la que los coches tienen que extremar la precaución y  bajar la velocidad y que los peatones pueden utilizar esa calzada que con esa pintura trata de darle un tono más amable”.

Por último, el edil ha asegurado que la pérdida de aparcamientos no es significativa, siendo un barrio en el que no hay déficit de plazas. «En 8 de Marzo, por ejemplo, se ha pasado a aparcamientos en batería».

Subir