Gastronomía

La Laurel pide el fin de las limitaciones y prepara su reapertura a mediados de junio

La Laurel pide el cese de aforos y prepara su reapertura a mediados de junio

La zona más concurrida de Logroño con sus 72 locales ya tiene fecha para su reapertura total. Será entre el 15 y el 20 de junio, y no el 8 con la entrada en ‘Fase 3’ que es, oficialmente, cuando pueden volver a levantar la persiana y atender en barra. Sin embargo, ya son algunos los comercios que se han armado de valor y se han adelantado para dar el gusto a sus clientes de siempre, aunque sea con restricciones y en aparente soledad.

Por el momento, en esta ‘Fase 2’, se mantiene la limitación de aforo al 50 por ciento y los dos metros de distancia, «algo imposible en estos bares tan pequeños», asegura el presidente de la Asociación de Hosteleros de la zona de la Calle Laurel, Fernando Elías. «Reivindicamos el cese de la normativa de aforos así como la reducción de la distancia de seguridad a mantener», recalca.

Fernando Elías.

Las muestras de apoyo y ánimo, sin embargo, no se quedan cortas. Los hosteleros de la Calle Laurel y San Juan han querido agradecer este jueves los mensajes recibidos desde todos los rincones de España colocándolos en sus puertas y ventanas para homenajear a todos los hosteleros del país que se encuentran en su misma situación. «Esto nos da mucha fuerza porque hemos pasado más de dos meses muy malos», asegura el presidente. Tiempo que ha provocado ya el cese definitivo de varios locales de la Laurel.

En el caso de que la normativa no se modifique ante dichas peticiones, Elías asegura tajante que «los locales abrirán en las condiciones que sea». Pero las dificultades se agolpan y entre ellas se encuentra el pago de los alquileres. En concreto, cerca del 90 por ciento de los negocios de la zona están arrendados.

Con una normativa «tan restrictiva es difícil trabajar», señala el presidente, así que desde la asociación también apelan a la «responsabilidad ciudadana» para mantener el orden fuera de los locales, en las diversas calles, algunas de ellas muy estrechas. Asimismo, apelan la actuación de las Administraciones locales para establecer una normativa que regule la afluencia de gente en la calle.

Dentro de la misma problemática hay variantes para cada local que se visite. Divina Croqueta considera «impensable» abrir con las actuales restricciones. «Así solo podríamos tener a tres personas en el interior, algo inviable. Si no modifican la normativa intentaremos aguantar hasta que nuestros empleados finalicen en el ERTE», indica su propietaria, Isabel Loro.

El 8 de junio es la fecha en la que la Taberna de Correos pretende abrir de cara a esos días festivos en La Rioja que este año se celebrarán con cierta peculiaridad. Unas fechas que desde la asociación, sin embargo, han intentado omitir para evitar aglomeraciones. El propietario de la Taberna, Ricardo García, prevé «una reapertura muy lenta». En su caso tiene espacio suficiente para colocar mesas en el exterior, ventaja para los bares más amplios y los restaurantes de la zona.

Subir