La Rioja

Las residencias riojanas sólo permitirán ingresos de «emergencia social»

El Gobierno de La Rioja ha elaborado un protocolo para regular nuevos ingresos en viviendas y residencias de personas mayores y de personas con discapacidad. En ambos casos, solo se permitirán nuevos ingresos en situaciones de emergencia social, es decir, cuando su situación social requiera de una atención urgente en una residencia como único recurso.

El documento ya ha sido remitido a los centros. Este aclara que el personal médico de Atención Primaria o del hospital donde esté siendo atendida deberá emitir un informe médico que acredite que el nuevo residente no presenta síntomas, no es sospechoso o no es positivo en COVID-19. Es decir, el nuevo residente deberá tener una PCR negativa y, en cualquier caso, deberá permanecer en cuarentena durante catorce días en el centro residencial.

En caso de que durante el periodo de aislamiento el nuevo usuario presente sintomatología COVID-19, el personal de la residencia deberá ponerse en contacto con el médico de atención primaria correspondiente y aplicar las indicaciones del protocolo de control de la epidemia en este tipo de centros.

Por su parte, el centro residencial deberá disponer entre dos y cinco habitaciones libres en función del número de plazas autorizadas, espacio que se destinará al aislamiento de la nueva persona usuaria. Los nuevos ingresos solo serán posibles cuando exista una urgencia social que acreditará un informe social de los Servicios Sociales Comunitarios.

Subir