Crisis del Coronavirus

Fin de semana de regreso al pueblo: «Pedimos prudencia y responsabiliad»

La entrada en ‘Fase 1’ el pasado 11 de mayo ya movilizó a los riojanos más impacientes por regresar a sus segundas residencias o salir de la localidad donde han pasado casi dos meses. Si ya en el comienzo del estado de alarma la población de los municipios, en algunos casos, hasta se duplicó, «esta semana se ha notado mucho más, pero la gente ha actuado con respeto».

Sin embargo, los alcaldes riojanos advierten: «El riesgo de contagio todavía está presente y hay que actuar con responsabilidad y prudencia». Desde Nieva de Cameros, su alcaldesa Inmaculada Sáinz, muestra preocupación» de cara a este fin de semana: «Ya hemos coordinado con la Guardia Civil, el médico y la trabajadora social los mecanismos de control para que la gente sea consciente de que hay que respetar, teniendo en cuenta que este fin de semana son las fiestas de San Isidro».

Asimismo, la alcaldesa incide en que «no se puede acudir al monte a coger setas o recoger leña, a excepción, en este último caso, de disponer de una acreditación del Ayuntamiento». Sáinz hace hincapié en la recogida de setas dado que ya han recibido llamadas de solicitudes. «Tenemos que cuidar también a nuestros mayores que residen aquí asiduamente y a las personas que han permanecido aquí desde el inicio de la cuarentena», apunta.

Ezcaray, uno de los municipios más turísticos de la región, se muestra «tranquilo» ante la posible llegada de visitantes durante este fin de semana. «Principalmente, tenemos turistas y visitas a su segundas residencias por parte de gente procedente del País Vasco, cosa que con la actual normativa es imposible. Además, las previsiones meteorológicas no son muy favorables para los próximos días», señala el alcalde, Gonzalo Abajo. Tuvo más «miedo» en Semana Santa, «aunque la gente cumplió y no vino en masa», y durante el puente de mayo, «días donde sí se notó cierta afluencia».

Torrecilla en Cameros.

Pedro Elías tampoco prevé grandes aglomeraciones en Soto en Cameros, donde «sobre todo viene gente de otras comunidades limítrofes». Lo que sí espera el alcalde es la movilidad de personas que acuden a cuidar de los huertos o visitar a familiares, «pero todavía está presente cierto miedo a la exposición masiva». Elías opina que pueblos como el suyo sí se convertirán en «una vía de escape» durante el verano, donde lo que «aumentará sobre todo serán los periodos de estancia».

Cornago.

Sin embargo, el entorno natural y la ausencia de franjas horarias llama mucho, así que el repunte del número de vecinos en gran parte de las localidades riojanas está asegurado. «Desde el Ayuntamiento hemos hecho pedagogía para que la gente sea responsable y piense en el resto, pero lo cierto es que agradecemos su comportamiento», resalta el alcalde de Torrecilla en Cameros, Sergio Martínez.

Por su parte, en la Rioja Baja, Cornago ya lleva desde el fin de semana pasado acogiendo nuevos residentes unidos a varios vecinos del País Vasco que residen allá desde el inicio del confinamiento, aunque «desde el lunes se ha notado mucho más». Su alcalde, Jesús Ángel Rezola, indica que «algunos ya están preparando las provisiones por si la situación vuelve a empeorar y se tienen que quedar aquí».

Subir