La Rioja

Raquel Romero recalca su prioridad de traer de vuelta a los riojanos que están fuera

La consejera de Participación, Cooperación y Derechos Humanos, Raquel Romero, ha defendido como prioridades de su departamento durante la crisis del COVID-19 que la ciudadanía “no sufriera el cierre parcial de la administración”, ayudar a regresar a los riojanos y riojanos que se encuentran fuera de España y actuar como intermediarios ante los colectivos más vulnerables.

Durante su comparecencia en el Parlamento para informar sobre las actuaciones desarrolladas para hacer frente a la pandemia, Romero ha comenzado su intervención agradeciendo el “heroico trabajo” que están realizando los empleados públicos “en condiciones excepcionalmente complicadas” y ha señalado que estamos ante una etapa de cambios que exige “un gran esfuerzo”, insistiendo en que “gobernar es siempre asumir las responsabilidades, pero más cuando los tiempos son difíciles”.

Romero ha subrayado que su acción de gobierno ha estado orientada “a un objetivo: lo primero son las personas, lo primero es la salud de las personas” y ha dicho no entender ni compartir “a quienes hablan ahora de costes políticos o electorales” ya que considera que este cálculo es “un insulto a las víctimas y a sus familias y amigos que avergüenza a todos aquellos que creemos, de verdad, en que la política es vocación de servicio público”.

Participación

La consejera ha desgranado, a continuación, el trabajo llevado a cabo, comenzando por la Dirección General de Participación que ha mantenido en funcionamiento todos los servicios de atención a la ciudadanía en las nueve oficinas del SAC de La Rioja garantizando la seguridad del personal que trabaja en estas instalaciones. Ha destacado que se actuó con rapidez cerrando el SAC de Haro a la atención presencial el 11 de marzo y en los dos días siguientes el resto de oficinas.

Desde que se suspendió la atención presencial se ha reforzado la atención telefónica y ha impulsado el teletrabajo, coordinando tanto con otras consejerías como con Delegación de Gobierno el mantenimiento de servicios mínimos para trámites administrativos como el servicio de centralita del Gobierno de La Rioja, la gestión del registro electrónico y la gestión de la firma de empleado público. Además, el SAC ha servido de instrumento catalizador de consultas en torno al COVID-19 y de “ayuda y apoyo al ciudadano en la realización de trámites electrónicos”. Asimismo, ha colaborado con Delegación de Gobierno para “evitar el colapso” de sus líneas telefónicas ante el incremento de llamadas y consultas “proveyendo de telefonistas y líneas a Delegación”.

Participación ha impulsado la campaña #CUELGATUBANDEROLA como muestra de apoyo al personal sanitario con el reparto de 5.000 banderolas con el lema ‘En La Rioja los superhéroes no llevan máscara, llevan mascarilla’ para ser colgadas en los balcones de las viviendas.

Cooperación

En el ámbito de la Dirección General de Cooperación, la suspensión de plazos administrativos ha obligado a reforzar el contacto con las ONGDs afectadas por la suspensión de los plazos administrativos con el fin de resolver dudas.

Romero ha destacado, además, que esta Dirección General está contribuyendo a la planificación conjunta del Gobierno de La Rioja para la ‘nueva normalidad’ aportando “una propuesta de enfoque de derechos humanos, cuidados, objetivos de desarrollo sostenible y género para la planificación de todas las políticas sociales”.

Observatorio de Derechos Humanos

La responsable de Participación, Cooperación y Derechos Humanos ha asegurado que el primer organismo de la consejería que se puso en marcha ante la crisis del COVID-19 fue el Observatorio de Derechos Humanos, que ha trabajado con las Consejerías de Salud y de Servicios Sociales y a la Ciudadanía “debido al particular impacto de la enfermedad en algunas minorías de nuestra región”.

El Observatorio creó una red de información, enfocada al principio a organizaciones gitanas ante la alta incidencia de contagios de COVID-19 y que posteriormente se extendió a otros colectivos “que por sus niveles de exclusión suelen quedarse fuera de los canales informativos”.  Esta red se he encargado de trasladar información y dudas fundamentalmente en materia de prevención, medidas sanitarios y solicitud de ayudas.

La entidad también ha asesorado a las Consejería de Salud y Servicios Sociales “contribuyendo a que las medidas implantadas tuvieran una mayor incidencia en la población vulnerable afectada”.

Oficina de Retorno

Durante esta etapa, la Oficina de Retorno ha redirigido su actividad para colaborar en el regreso a La Rioja de 29 riojanos y riojanas. La entidad ha recibido más 116 consultas de ciudadanos riojanos que quieren retornar a su tierra interesándose por los trámites y las ayudas económicas, mientras que mantiene contacto con otras 95 personas que tienen problemas para volver. La consejera ha resaltado el trabajo llevado a cabo destacando que “cuando nos hicimos cargo de la Oficina había 135 inscritos en el registro de la web de retorno y hoy hay 195”.

Actuaciones para los próximos meses

De cara a los próximos meses hasta la vuelta a la normalidad, Romero ha avanzado que el objetivo de Participación será recuperar la atención presencial en todas las oficinas del SAC, para lo que se está preparando un plan de desescalada que prevé la incorporación del personal funcionario mientras se mantendrá parte de la plantilla en teletrabajo. Ese plan incluye la adaptación de las nueve oficinas del SAC con la instalación de medidas de protección para cuando se reanude la atención al público.

En materia de participación ciudadana se trabaja en “replantear nuestra estrategia de participación” ante la imposibilidad de realizar concentraciones presenciales de personas, analizando cómo puede afectar la ‘nueva normalidad’ a los procesos de participación ciudadana y a la elaboración de la nueva Ley de Participación.

La estrategia de Cooperación se enfocará al impacto del coronavirus en zonas de conflicto y en vías de desarrollo. La Dirección General de Cooperación ha participado en la elaboración de la Estrategia Estatal de Cooperación para 2020 y está avanzando en la redacción de nuevos convenios con Cruz Roja y Unicef que tengan en cuenta las nuevas necesidades y el impacto del COVID-19 en los países prioritarios.

En cuanto al Observatorio de Derechos Humanos, estudiará el impacto de la crisis del coronavirus, especialmente entre los colectivos más vulnerables de la sociedad riojana, y seguirá asesorando a la administración en el enfoque de trabajo para la situación de ‘nueva normalidad’.

La Oficina de Retorno destinará los 100.000 euros de su presupuesto de 2020 a la concesión de ayudas urgentes para facilitar el regreso de los riojanos y riojanas que están en el extranjero, y actualmente trabaja en la correspondiente orden de bases con el fin de poder publicar la convocatoria de ayudas lo antes posible.

PP y Cs responden

La diputada del PP Begoña Martínez Arregui ha planteado a Romero que su mejor contribución para superar esta crisis del Covid-19 es “reducir la estructura de una Consejería superflua y prescindible para ser menos gravosa para los riojanos”. Martínez califica de «desproporcionado» el gasto producido por la Consejería: «Consume unos recursos personales y un gasto que en estos momentos no nos podemos permitir. 8,5 millones de euros. Qué no harían los sanitarios, las residencias, los centros escolares, las empresas y los trabajadores con ese dinero».

Por su parte, desde la formación política de Ciudadanos La Rioja, la diputada Pilar Rabasa ha criticado la gestión de la consejera Romero: «Durante la crisis del COVID-19 ustedes se han mostrado opacos y han estado prácticamente desaparecidos, sin aportar datos con soluciones concretas. Este no es el momento de perder el tiempo ni esconder la cabeza bajo tierra hasta que pase la tormenta». Rabasa ha sido tajante y ha pedido a la consejera que «o se aporta y se destinan fondos a la lucha contra el COVID19 o se aparta y se reconoce la falta de soluciones y lo innecesario del gasto desorbitado que supone la estructura de esta Consejería».

Subir