La Rioja

Logroño tiene un color especial: feria de abril en los balcones

Logroño tiene un color especial. Al menos, la calle Francisco de Quevedo, que este domingo ha celebrado su particular feria de abril desde los balcones. Humor y alegría para el confinamiento durante la pandemia de COVID-19. No ha faltado de nada. Mientras miles de niños bajaban por primera vez a la calle después de mes y medio en casa, una explosión de color ha inundado el barrio de Cascajos.

Vestidos de sevillanas, farolillos, mensajes de ánimo, sombreros, mantillas, abanicos, peinetas, globos, guitarras y hasta algún capote. Todos caracterizados para vivir una fiesta diferente con la que alegrarse el fin de semana. Ya queda un día menos para volver a la normalidad.

Subir