La Rioja

El consistorio de Calahorra cesa al jefe de voluntarios de Protección Civil

La relación entre el ahora exjefe de la agrupación de voluntarios de Protección Civil de Calahorra y el PSOE nunca ha sido buena. La realidad es que se trata de un puesto de confianza que venía heredado del antiguo Equipo de Gobierno del Partido Popular (PP) y era evidente que la situación podía estallar en cualquier momento. Lo que nadie pensaba es que fuese en plena pandemia de COVID-19.

La tarde de este domingo, aparecía un vídeo en el perfil de Facebook de Gerardo Garrido. Siete minutos cargados de reproches a la actual corporación dirigida por Elisa Garrido. El exjefe de la agrupación explicaba que fue cesado hace quince días, «tras el artículo de OKDiario sobre la mala gestión del ayuntamiento», y ha abierto la caja de los truenos.

Todo comenzó cuando entró el PSOE en el gobierno local. «Pensamos que su inexperiencia le hacía cometer errores infantiles», dice Garrido, aunque ahora se han dado cuenta de que todo era una parte de una estrategia: «Nos hemos sentido robados, humillados, ofendidos, manipulados por una institución que nos está dirigiendo a la desaparición después de diecinueve años de historia en la ciudad».

El ex jefe, vestido con el uniforme de la agrupación de Protección Civil, ha asegurado que «la mayoría de los voluntarios están valorando su renuncia» y ha denunciado que en todo un año no han mantenido ni una sola reunión con la alcaldesa ni con el concejal del área. Para él, la puntilla ha llegado con el estado de alarma.

«Nos ofrecimos como el resto de las agrupaciones. Estas están trabajando, pero a nosotros se nos ha dicho que no somos necesarios y que no hacemos falta». El exjefe ha pedido perdón a la ciudadanía en su vídeo por «ceder a las amenazas del ayuntamiento”, ya que sabe que «no es el momento» pero lo argumenta: «Ya no hemos podido más».

«Ha mancillado el uniforme de la agrupación»

Tras sus declaraciones, el consistorio ha remitido una nota de prensa a los medios explicando que, ante la experiencia de otros municipios en los que la Policía Local ha visto mermados sus efectivos por la incidencia del Coronavirus, el ayuntamiento calagurritano optó por mantener en la reserva a la Agrupación de voluntarios con el doble objetivo de preservar su seguridad y de poder disponer, si fuera necesario, de un grupo de personas preparadas para el control de las medidas del estado de alarma.

El consistorio ha destacado que se decidió que operativamente, dado el magnífico trabajo desarrollado por el Jefe de Policía, la mejor opción era la de colocar a éste al mando directo de la Agrupación de Protección Civil. Esta circunstancia fue notificada y explicada a las veinte personas que actualmente forman parte de la misma, a los que se mandó un correo electrónico desde el ayuntamiento.

«Por desgracia, lo que no es más que un cambio organizativo motivado por las graves circunstancias que atravesamos, ha querido ser aprovechado personalmente por el que hasta ahora era jefe de voluntarios haciendo público un comunicado autonombrándose portavoz de los voluntarios y vertiendo una serie de afirmaciones tan falsas como calumniosas», ha indicado el Equipo de Gobierno.

“Lamentamos que esta persona considere que su uniforme y el cargo que hasta ahora ocupaba no son un instrumento para ponerse al servicio de la ciudad sino un vehículo para satisfacer su ego y su necesidad de protagonismo. Una conducta que, si bien siempre es reprochable, en las circunstancias que vivimos pasa a ser intolerable y no hace sino añadir mas bondades a la decisión tomada”, han recalcado.

El Ayuntamiento de Calahorra ha incidido en que saben que buena parte de los voluntarios y voluntarias de Protección Civil de Calahorra así lo sienten y que están a la absoluta disposición de la ciudad si sus servicios resultan necesarios: «Lamentamos profundamente la actitud de Gerardo Garrido que con sus declaraciones desprestigia a las agrupación de voluntarios».

«El uniforme de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Calahorra no pueden ser usado para satisfacer aspiraciones políticas personales. Demuestra no tener ningún respeto por sus compañeros que tienen ganas de colaborar ni por el uniforme que viste y mancilla”, han concluido.

Subir