Crisis del Coronavirus

El coronavirus obliga a ‘sitiar’ Santo Domingo de la Calzada

El coronavirus obliga a ‘sitiar’ Santo Domingo de la Calzada

La consejera de Salud, Sara Alba, ha explicado este viernes que el escenario de la pandemia de coronavirus en La Rioja es «cambiante» y está «acelerado», tras veinticinco días desde que se localizara el primer caso en la región. Santo Domingo de La Calzada es una situación que preocupa especialmente a los dirigentes del Servicio Riojano de Salud (SERIS).

El director general de la Fundación Rioja Salud, Ricardo Velasco, ha señalado que el Gobierno de La Rioja es consciente del desarrollo de la enfermedad que se vive en la localidad calceatense: «La situación nos indica una alta incidencia con un alto crecimiento en los últimos días». Por tanto, debe haber un mayor aislamiento de sus ciudadanos.

«Es un caso prioritario en el que las autoridades sanitarias deben actuar con contundencia», ha indicado Velasco, por lo que, en coordinación con la Delegación del Gobierno, se prestará especial atención a la restricción de la movilidad para que se cumpla el Estado de alarma y se hará especial incidencia en otras medidas de limpieza y distanciamiento social.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se desplegarán en la localidad este sábado para controlar los movimientos de los vecinos, a quienes se ha recordado que se debe permanecer en su domicilio salvo para tareas contempladas en el Real Decreto del Estado de Alarma aprobado el pasado 15 de marzo.

«Es el Gobierno de España el que puede cerrar la ciudad, pero nuestras medidas ahora suponen extremar el aislamiento de las personas para que salgan las menos veces posibles de su domicilio», ha añadido Velasco, poniendo el acento en que se extremará la vigilancia: «Se tiene que cumplir a rajatabla».

«Dado que no tenemos una vacuna para este coronavirus, la única forma de impedir la transmisión de persona a persona es el aislamiento. Tienen que ayudarnos a limitar el impacto de esta epidemia. Hay que salir de casa sólo si es imprescindible», ha incidido Enrique Ramalle, director general de Salud Pública, quien también ha reiterado que la alta incidencia en Santo Domingo no tiene una explicación más allá de la alta transmisión entre personas.

«Hemos reforzado las medidas para que los ciudadanos sean conscientes de que si evitan la transmisión mano a mano, lograremos disminuir la incidencia», ha detallado, destacando que los habitantes de Santo Domingo no tienen «ninguna particularidad genética» que les lleve a contraerlo más fácilmente.

Subir