Agricultura

«Rara» campaña en el olivar riojano: menos aceituna y misma calidad

La Denominación de Origen Protegida Aceite de La Rioja ya ha hecho balance de la campaña 2020: «La producción ha caído un 50 por ciento respecto al año anterior, reflejando cerca de 2.200.000 kilos recogidos. Ha sido una campaña rara porque el olivo ha tenido que hacer frente a varias situaciones climáticas adversas durante su desarrollo y eso ha propiciado ese acuciado descenso».

Por un lado, el estrés hídrico al que tuvieron que hacer frente los olivares durante la primavera y el verano, unido a las altas temperaturas que afectaron a la calidad del cuajado del fruto en junio. Además, con la aceituna mermada, en octubre llegaron los ataques de la mosca que provocaron la caída de muchas olivas al suelo.

«Y para colmo, desde el 25 de octubre hasta el 15 de diciembre no dejó de llover», momento clave para la recolección, la cual se vio alterada y se fue aplazando por las lluvias, realizándose de forma discontinua. «Muchas fincas estuvieron semanas embarradas y los agricultores en algunos casos no pudieron ni entrar», apuntan desde la DOP.

No obstante, la única que ha sabido aguantar ante tales situaciones meteorológicas es la calidad del oro líquido: «Ha sido muy buena, como el año anterior, sobre todo en las fincas donde recolectaron antes de las lluvias. Se han obtenido unos aceites muy aromáticos con un ligero picor y amargor en equilibrio».

Subir