La Rioja

«El pastoreo, y no la caza, la solución» para la convivencia entre ovejas y lobos

La población de lobos en la sierra riojana es algo que quita el sueño a los ganaderos que todavía la mantienen desbrozada con sus rebaños y vacas. Hay otros que han decidido que esta especie salvaje ya no les haga plantearse más la viabilidad de su explotación. Aunque al otro lado de la frontera, en Quintana de Valdivielso (Burgos), Leandro Valle pastorea mil ovejas en una de las zonas con más presencia lobera e incide en que este animal «no es un problema para el desarrollo de la ganadería extensiva».

Junto a sus tres hermanos también ganaderos, Valle decidió cambiar el modelo de organización del sistema cuando heredó la explotación de su padre: «Siempre hemos apostado por el bienestar animal, porque un ganado bien alimentado, protegido y sano es sinónimo de mayor rendimiento. Por ello hemos recuperado la figura del pastor pero adaptada al siglo XXI». Un nuevo modelo que defiende el concepto de que «el lobo no es un depredador al que hay que cazar, sino que es necesario en los montes».

Partícipe en el proyecto de Ecologistas en Acción ‘Vivir con lobos’, los hermanos Valle protagonizan el documental ‘El lobo en la frontera’, dirigido por la asociación Amigos de la Tierra La Rioja, que este miércoles se presenta en La Gota de Leche. En él explican cómo han sabido buscarle la rentabilidad a la explotación gracias a una «buena organización»: «Todos los días las ovejas salen a pastar acompañadas de uno de nosotros y los perros mastines, pero a la noche vuelven a cobijo». Con este método del pastoreo, Valle recalca que en 19 años no ha tenido ninguna baja en su rebaño.

Es más, se ha llevado el premio a ‘Explotación modelo’ de Castilla y León por esta técnica que apuesta por la «profesionalización de la ganadería adaptada a las nuevas épocas y atractiva para los futuros ganaderos». El «asociacionismo y cooperativismo» entre los diferentes profesionales del sector es otra de las herramientas que Valle considera «necesarias» para esa coexistencia entre lobo y ganadería.

Desde Amigos de la Tierra La Rioja, su portavoz y coordinador, Juan Donaire, recalca que «el pastoreo, y no la caza del lobo, es la solución para afrontar una convivencia en la sierra entre ganadería y manadas». La asociación es firme al afirmar que «solo existe una manada en La Rioja, aunque la Administración diga lo contrario» y recalca que la responsabilidad es del ganadero: «No te puedes dejar la puerta abierta y luego pedir que te paguen las bajas. Tienes que ocuparte de tu actividad económica acompañando a tu ganado, no teniéndolo desperdigado por ahí».

Asimismo, Donaire alude al uso de los rediles desplegados por las Siete Villas como opción para mantener al ganado recogido: «El Gobierno les facilita medios pero no los utilizan. Ocho rediles fueron construidos con los Fondos Europeos Agrícolas de Desarrollo Rural y ahí están, vacíos». El portavoz de Amigos de la Tierra La Rioja insiste en que «el ganadero debe pasar a ser pastor si quiere mantener su rebaño, sino tendrá que cambiarse al vacuno».

El lobo y su «labor cinegética»

«Debería haber muchas más manadas de lobos en la sierra que actúen ante la sobrepoblación de jabalíes y corzos que continuamente provocan accidentes de tráfico», señala Donaire defendiendo su «labor cinegética» en los montes. La asociación asegura también que «la considerable bajada en el censo ovino no está motivada por los ataques de los lobos, sino por los cambios en las tendencias de consumo de carne, así como por las importaciones».

«Tal como dice la Unión Europea, la última solución es matar al lobo, ya que es una especie que debería conectar con la población franco-española. En Castilla y León ya han prohibido su caza y esperemos que en La Rioja no tarden», apunta el portavoz al tiempo que reclama un registro que considere al lobo «especie regional en peligro de extinción».

Subir