La Rioja

La Rioja se suma a la cordada contra la ELA

En el alma de un montañero la lógica y el corazón libran batallas constantes. El deseo traza en el horizonte retos que desafían lo racional, pero la razón se cobra su particular venganza hallando el modo de alcanzar la cumbre minimizando los riesgos. De eso trata esa condición alimentada por el mal de altura: de embarcarse en una bendita locura, que ya llegará el momento de encontrar la ruta más segura. Y en esas, la Asociación Deportiva Toloño de Haro ya ha clavado el ojo en la cumbre más desafiante de cuantas sus bravos montañeros hayan encontrado nunca ante sí. El desafío radica en que se plantan ante una montaña virgen. Son muchas las expediciones que tratan de abrirse paso entre sus aristas, pero nadie ha logrado hacer cima hasta el momento en ella.

Al igual que algunas de las montañas más peligrosas del planeta, su escueto nombre (‘ELA’) oculta la magnitud del reto que emprenden quienes tratan de elevarse ladera arriba. Es el acrónimo de la Esclerosis Lateral Amiotrófica, una enfermedad neuromuscular para la que hasta el momento no existe cura y que en apenas un lustro merma por completo las capacidades de quienes la padecen.

Su incidencia en La Rioja es escasa y sus afectados no alcanzan la decena, pero en la Toloño se han propuesto sumarse a la cordada iniciada por Pablo Olmos y Unai Llantada y que, de paso, toda la sociedad riojana también ancle su mosquetón en la escalada más bonita de cuantas ha emprendido esta asociación jarrera: recaudar fondos para la investigación contra la enfermedad.

Unai Llantada y Paco Olmos, durante el reto ‘Dar Dar Elantartida’.

La ‘culpa’ de embarcar a la región en este desafío la tiene Juanra Calvo, amigo íntimo de Olmos y Llantada, que hace un año plantaron el campamento base de ‘Dar Dar ELAntartida’, la iniciativa por la que el primero de ellos –postrado en una silla de ruedas por la enfermedad– pudo explorar la Antártida gracias a las piernas de Unai Llantada y a las imágenes emitidas por el equipo audiovisual que le acompañaba. Entendieron en ese momento que habían emprendido la expedición más valiosa de sus vidas, en la que la cumbre consiste en visibilizar una patología cruel como pocas y sobre la que existe muy poca información. «En La Rioja hay ocho o nueve personas enfermas, pero no existe una asociación específica para ellas; reciben asesoramiento a través de la asociación para enfermos de esclerosis múltiple», indica Juanra Calvo, quien desgrana cómo la Toloño sigue la cordada iniciada por sus amigos.

«Hemos organizado una gala benéfica el 27 de marzo (a las ocho de la tarde) en el Teatro Bretón de los Herreros de Haro y hemos invitado a deportistas de élite, a representantes públicos y a empresas privadas para que entiendan en qué consiste el proyecto «Dar Dar» («temblar», en euskera) y explicarles cómo nos pueden ayudar», explica. Además de las localidades «protocolarias», los organizadores habilitarán «unas 275 o 300 entradas a un precio de 5 euros» para recaudar los fondos que irán íntegramente destinados a financiar proyectos de investigación contra la enfermedad.

Rumbo al Himalaya

Pero aún hay más. El próximo 16 de octubre, la iniciativa impulsada por estas tres amistades íntimas forjadas en la montaña tiene un destino entre ceja y ceja: la cordillera más famosa del planeta. Un grupo de unos diez montañeros, entre los que se encuentra el propio Juanra Calvo, para depositar un mensaje (revelará su contenido en la propia gala) en el Ama Dablam, por ser la favorita de Pablo Olmos y estar considerada como la más bonita de la tierra. «Pero es que además, viajaremos con un paciente de ELA al que se le practicará un estudio clínico sobre cómo puede afectarle la enfermedad, ya que no hay precedentes, y grabaremos un documental como el que rodó Unai Llantada en la Antártida», indica el montañero jarrero.

Gracias a aquel audiovisual y a las galas organizadas por los alpinistas en País Vasco, a lo largo del pasado año pudieron recaudar 20.000 euros para la investigación, una cifra nada desdeñable pero que, al mismo tiempo, puede superarse sin dificultad con mayor implicación del sector privado y de la Administración. «En algunas galas han estado presentes consejeros del Gobierno vasco y creo que de ahí van a surgir avances importantes», explica Calvo, recalcando que en el evento del Bretón están invitadas la presidenta del Gobierno de La Rioja, varios consejeros de su gabinete, el Ayuntamiento de Haro y una nutrida representación del tejido empresarial riojano. «Nuestro primer objetivo es visibilizar la enfermedad para que luego quien pueda ayudar sepa cuáles son las necesidades; no hablamos solo de dinero, a veces se ayuda más creando una infraestructura necesaria que aportando fondos», especifica el representante de la Asociación Deportiva Toloño.

Aunque quedan prácticamente dos meses para la celebración de la gala, el ‘boca-oreja’ ya se deja notar y hay jarreros ilustres, como el bicampeón del mundo de duatlón, Fernando Riaño, o el seleccionador sub-21, Luis de la Fuente, que «nos han dicho que quieren colaborar, que no se quieren quedar fuera». Y como cualquiera puede arrimar el hombro y se trata de ayudar a visibilizar un problema casi desconocido, Juanra Calvo explica qué hacer: «Basta con enviarnos un vídeo grabado con el móvil en posición horizontal con el lema ‘En La Rioja, que tiemble la ELA’, acompañándolo de un gesto imitando un temblor de manos, ya que queremos convertirlo en la seña de identidad de la campaña en la región».

Click para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir