Gastronomía

La ‘sabrosa’ oda de ‘Robin Food’ a los alimentos de La Rioja

David de Jorge es un tipo que se deja querer allá por donde pisa. No solo porque a los riojanos se nos conquista por el estómago y ‘Robin Food’ tiene buena mano con los fogones. Sino porque además es, a buen seguro, el cocinero más carismático de nuestro país y parte del extranjero.

El verbo del chef vasco destaca por no andarse con circunloquios para expresar lo que siente de un modo directo y divertido. Pero también da para ensalzar a los productos que de verdad le emocionan y uno de ellos es el caparrón de Santurde.

A través de sus redes sociales, ‘Robin Food’ ha dedicado una oda a este y otros alimentos de La Rioja que le emocionan tanto como que acaba lanzándole vítores a San Millán de la Cogolla, a Gonzalo de Berceo, a los ‘picaos’ de San Vicente y hasta a la UD Logroñés. Aquí tienes el texto íntegro, saboréalo a tragos cortitos:

«Caparrón de Santurde. Los riojanos son gente feliz que disfrutan bailando a lo ‘agarrao’ en la plaza y arriman la cebolla a una buena sarta de chorizo picantillo, pues como sabrán, aquella tierra es pródiga en vinazos, morcillas, caracoles, cangrejos, madejas y chuleticas al sarmiento.

La religión de la legumbre incluye esa sana costumbre de competir en las plazas de los pueblos en concursos en los que se juega el honor de la sociedad gastronómica, la agrupación cultural o lo que se tercie, en un duelo a cara de perro por guisar los mejores caparrones pintos con panceta, chorizaco, cebolla, zanahoria, puerro, ajo, pimentón, laurel, aceite de oliva del bueno y un tiento de sal.

Su caldo achocolatado es la razón del existir de la asociación del caparrón de Santurde, que en su segunda edición vienen organizando una feria de exaltación y de desarrollo rural para la salvaguarda de las labores tradicionales de su cultivo o la selección de semillas locales para lograr finura, pellejo fino y un sabor paranormal en todas su variedades, pinta, roja, negra y de arroz.

¡Viva San Millán de la Cogolla, Gonzalo de Berceo, los picaos de San Vicente de la Sonsierra y la Unión Deportiva Logroñés!, ¡ieup!».

Ver esta publicación en Instagram

Caparrón de Santurde. Los riojanos son gente feliz que disfrutan bailando a lo agarrao en la plaza y arriman la cebolla a una buena sarta de chorizo picantillo, pues como sabrán, aquella tierra es pródiga en vinazos, morcillas, caracoles, cangrejos, madejas y chuleticas al sarmiento. La religión de la legumbre incluye esa sana costumbre de competir en las plazas de los pueblos en concursos en los que se juega el honor de la sociedad gastronómica, la agrupación cultural o lo que se tercie, en un duelo a cara de perro por guisar los mejores caparrones pintos con panceta, chorizaco, cebolla, zanahoria, puerro, ajo, pimentón, laurel, aceite de oliva del bueno y un tiento de sal. Su caldo achocolatado es la razón del existir de la asociación del caparrón de Santurde, que en su segunda edición vienen organizando una feria de exaltación y de desarrollo rural para la salvaguarda de las labores tradicionales de su cultivo o la selección de semillas locales para lograr finura, pellejo fino y un sabor paranormal en todas su variedades, pinta, roja, negra y de arroz. ¡Viva San Millán de la Cogolla, Gonzalo de Berceo, los picaos de San Vicente de la Sonsierra y la Unión Deportiva Logroñés!, ¡ieup!

Una publicación compartida de David de Jorge E. (@robinfood) el

Comentarios
Subir