La Rioja

El Gobierno apuesta por «un cambio radical de enfoque» hacia los gitanos

El Observatorio de Derechos Humanos de La Rioja celebra entre el martes y el miércoles de esta semana un curso sobre antigitanismo en la Escuela Riojana de Administración Pública, ERAP, dirigido a empleados públicos tanto de la Administración regional como de otras administraciones como la Universidad de La Rioja, Parlamento de La Rioja, Ayuntamiento de Logroño o Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, entre otros.

La actividad, denominada ‘El antigitanismo, su incidencia en La Rioja y la necesidad de combatirlo’, hace hincapié en que la población gitana forma parte de la cultura y valores de La Rioja y ha contribuido a la riqueza cultural, la diversidad, economía e historia de la comunidad.

El curso ha despertado gran expectación y las veinte plazas ofertadas han sido cubiertas, lo que demuestra, según el Observatorio de Derechos Humanos, la importancia de la formación en el respeto, la convivencia y los valores de los derechos humanos para combatir el discurso del odio y división.

Estudios recientes de la Agencia Europea para los Derechos Fundamentales ponen de manifiesto que la población gitana es la minoría étnica más vulnerable en la Unión Europa y son las estructuras institucionales discriminatorias las que convierten en vulnerable a su población. «Esta población se sigue viendo privada de sus derechos humanos por el antigitanismo, que es una forma específica de racismo, una ideología basada en la superioridad racial, una forma específica de racismo y una forma de deshumanización y de racismo institucional, como reconoce el Parlamento Europeo», señala el Observatorio.

«Hasta la fecha, las políticas dirigidas a la población gitana no se han centrado en la lucha contra el antigitanismo e ignorar este hecho provoca la ineficacia de las actuaciones y perpetúa las situaciones de exclusión, como evidencian los informes de evaluación elaborados por la Comisión Europea sobre las estrategias nacionales de inclusión de la población gitana», apunta. Ante esta situación, el Observatorio aboga por «un cambio radical de enfoque para que las administraciones garanticen el acceso de los ciudadanos riojanos de población gitana a sus derechos fundamentales, lo que pasa por reconocer el problema, su dimensión, cómo afecta a la ciudadanía y, finalmente, por implementar estrategias para superarlo».

Con estos objetivos, el curso ‘El antigitanismo, su incidencia en La Rioja y la necesidad de combatirlo’ se estructura en dos partes. La primera consiste en un acercamiento teórico para comprender las dimensiones sistémicas del antigitanismo, que incorpora la perspectiva de género ya que el antigitanismo está relacionado con el machismo, puesto que las mujeres gitanas sufren mayor exclusión. La segunda parte de la formación tiene un enfoque más local y práctico y contará con la participación de las organizaciones gitanas más representativas de La Rioja.

Subir