La Rioja

Guerra de bolas entre remolachas y agricultores a cobijo

«Ha sido cuestión de una hora, a las siete de la mañana no había nada de nieve y a las ocho ya estaba todo blanco». Y ya no ha parado. Así amanecían los vecinos de Viguera, con las previsiones de nevadas a bajas cotas cumplidas. Muchos agricultores a cobijo en el bar del pueblo, otros insistían en que tenían que ir sacar sus remolachas. Mas allá de Panzares la situación empeoraba, pero el ofibús de Bankia, que procedía de Villoslada, tampoco ha alterado su ruta.

La plaza del pueblo se ha convertido en campo de batalla para quienes mejor reciben estos temporales de nieve, los más pequeños (y no tan pequeños, también). Pero de igual forma los servicios no han cesado: los autobuses escolares han seguido acudiendo al pueblo y la tienda también ha abierto, «aunque el dependiente está más fuera que dentro, por si se cae alguien bajando la cuesta», apunta una vecina.

La quitanieves, que ya antes había estado por la zona arrojando sal al asfalto, ha vuelto a Viguera para acondicionar la cuesta de acceso a la plaza de la localidad, «la peor parte de la carretera», según varios viguereños, «y como continúe nevando así, va a empeorar». Y en efecto, la N-111 ha estado cortada al tráfico pesado durante cinco horas para evitar riesgos, mientras que varios vehículos se han salido de la vía en dicha carretera.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir