Agricultura

Bienvenida al hielo y el frío en el campo riojano: la poda ya está en marcha

Las recientes heladas no han frenado la actividad que caracteriza a estas fechas del año en el campo. «Estas bajadas de temperaturas son totalmente beneficiosas para la vid y para todos aquellos cultivos ausentes de fruto porque mata insectos y ratones. Además, permite esponjear la tierra y ayuda a secarla después de tanta humedad durante el mes de noviembre», incide el presidente de la comisión permanente de la UAGR-COAG, Óscar Salazar.

Ya son muchos los agricultores que, tijeras en mano, se han lanzado al campo durante estas navidades para dar comienzo a una larga campaña de poda que, en función de las hectáreas cultivadas, se alarga varios meses. A la hora de decidir el momento exacto para dar comienzo a la labor, es importante saber que una poda adelantada provocará que la vid brote antes y, por tanto, exista más riesgo de sufrir heladas tardías que dañen el fruto.

Temperaturas mínimas en enero de 2020 | Fuente: SOS Rioja

Salazar asegura que los cereales también son otros de los beneficiados de estas temperaturas bajo cero, ya que «permiten enraizar mejor la planta y favorecen la parada vegetativa necesaria» en estos cultivos. Sin embargo, las hortalizas o remolachas son las que más afectadas se pueden ver ya que muchas de ellas se encuentran en pleno desarrollo.

Óscar Salazar, presidente de la comisión permanente de UAGR-COAG.

«Estas heladas, de dos o tres grados bajo cero, no son demasiado drásticas. El problema hubiera sido si las heladas se hubiesen producido antes, creando así el llamado ‘punto negro’ referido a cuando hay heladas muy tempranas o muy tardías que afectan a los tejidos internos. Ahora, sin embargo, la madera está lignificada, ya es un sarmiento de madera», señala el presidente de la Agrupación Riojana para el Progreso de la Viticultura (ARPROVI), Eugenio García del Moral.

Eugenio García del Moral, presidente de APROVI.

Aunque puede existir algún caso puntual donde, debido a las altas temperaturas inusuales acontecidas durante los primeros meses de otoño, no se haya producido una lignificación completa, en la mayoría de los casos la cepa ya muestra ese aspecto leñoso. «En cualquier caso, las heladas son más beneficiosas que perjudiciales por favorecer la floración tardía y la parada del invierno», considera García.

El presidente de APROVI, asociación dedicada a la asesoría de viticultores y cooperativas riojanas, valora que la elección sobre el momento perfecto para comenzar a podar depende de las enfermedades de la madera. Así, «si se procede a una poda tardía se favorece a que los cortes no estén expuestos durante mucho tiempo a los cambios meteorológicos».

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir