La Rioja

El milagro del riojano Jimmy Fog en Australia

Para lograr un milagro, a veces, sólo hay que estar en el sitio adecuado. Pero si el sitio es Magnetic Island (Australia), mejor. Y si el milagro es poder salvar a un pequeño koala australiano, mucho mejor. Jaime Loza Juesas (31 años) es un riojano de adopción (natural de Oviedo) que ha tenido la fortuna de vivirlo en sus propias carnes y de grabarlo en vídeo. Y ya sabemos cómo funcionan estas cosas de la redes sociales: uno se lo pasa a otro, ese otro se lo pasa al uno… y de repente, el vídeo de ‘Jimmy Fog’ se hace viral.

Este asturiano lleva once años viviendo en La Rioja: «Mi madre decidió abrir un hotel en Ventosa. Mi familia y yo estuvimos viviendo siete años allí hasta que me mudé a Logroño. Ahora se encuentra en las antípodas españolas porque su sueño es ir a Nueva Zelanda. «Buscando vuelos baratos, lo más cercano que había para luego poder ir allí es hacer parada en Australia y no puedes pasar por aquí y no visitarlo». Y allí que lleva un mes.

– ¿Cómo fue el ‘milagro’ del koala?

– Soy un amante de la naturaleza y no me quería ir sin ver un koala salvaje. No quería ir a un zoo, centro o santuario porque si te gustan los animales no creo que sea el sitio adecuado. No dejan de ser una fábrica de dinero.

Caminando por la selva, de repente, lo vi debajo de un árbol como cuando ves a una persona que sabes que no está bien. Me acerqué a él, y en cuanto me vio, olió o escuchó, automáticamente el instinto me hizo sacar la botella de agua y le empecé a dar beber. Algunos cuidadores de koalas me comentaron que sólo beben agua en situaciones extremas (normalmente beben del agua que contienen las hojas de eucalipto) y que le había salvado la vida de forma similar al vídeo que se hizo viral 24 horas antes, en el que un ciclista también dio de beber a otro koala.

– ¿Qué sintió?

– No lo sabría decir, no lo podría explicar con palabras. Ya sólo el hecho de ver a un animal en libertad y no cautivo que se te acerca… Supongo que si eres amante de los animales, como yo, el hecho de que le des de beber, que te de la mano, te agarre la botella e intente subírsete encima… pues es que no puedo explicarlo. Y sabiendo que no sólo lo has ayudado sino que lo salvas. Si no me lo cruzo en ese momento, quizás mañana estuviese muerto.

Actualmente, como va la humanidad, estoy seguro de que los animales que estoy viendo ahora, dentro de diez o quince años quizás no los vuelva a ver en libertad o igual hasta extintos. Por eso, antes de que esto pase yo voy, lo veo con mis propios ojos y enseño otro tipo de turismo.

– ¿Por qué Jimmy Fog?

– Estudié un Grado de mecánica de coches de competición en Inglaterra, allí me rebautizaron como Jimmy. Jimmy Fog es mi cuenta de Instagram, donde el contenido que subo está en inglés. De momento es un proyecto que tengo para enseñar viajes o un canal de turismo un poco diferente, más enfocado a los viajes de aventura en la naturaleza y deportes extremos. Ahora mismo estoy de turista con una idea en mente, quería dar un cambio en mi vida. Llevaba mucho tiempo queriendo hacer este viaje. Ya me había cansado de trabajar en hostelería.

– ¿Y cuál es su objetivo?

– De momento no soy nadie en Instagram, pero la idea es enseñar vida salvaje a través de fotografías y vídeos. Cosas que normalmente no se enseñan. La idea poco a poco irá evolucionando, dependiendo de cómo reaccione la gente. Otras cuentas de viajes te muestran lo de siempre: dónde comer, cómo coger un autobús… Yo amo la naturaleza y el deporte.

Por ejemplo, he practicado el buceo o la apnea en la Gran Barrera de Coral, frente a la costa de Queensland, en el noroeste de Australia. Busco diferenciarme, transmitir las emociones que tiene una persona al hacer algo nuevo. El 8 de enero iré a Nueva Zelanda y estaré dos o tres semanas, lo siguiente Filipinas e Indonesia. Es una ilusión que tengo y he decidido apostar por ella.

– ¿Y es posible económicamente?

– En vez de irme tres meses a Ibiza, pues me he quedado en casa y he ahorrado mucho. Yo no sé que va a pasar dentro de tres meses, a lo mejor tengo que trabajar otros ocho meses en España para poder irme otra vez de viaje. Ahora que dispongo de dinero quería quitarme lo más ‘gordo’ económicamente.

– ¿Qué dicen en su familia y sus amigos?

– Me apoyan bastante. En mi familia saben que siempre he tenido ideas que no podían ser muy plausibles, pero tengo una abuela que siempre me ha dicho que todo lo que quiera hacer lo puedo hacer. Yo sí creo que si te esfuerzas lo puedes hacer. Eso es lo que me ha ayudado a decidir que lo dejo todo y voy hacer esto. Nuestra generación no está acostumbrada a que de este tipo de cosas se pueda hacer un negocio como los ‘gamers’.

– Seguro que los echas de menos. ¿Un mensaje para ellos?

– Mi madre es colombiana de nacimiento y mi padre fue capitán de la marina mercante. Han viajado por mucho mundo. La familia ha vivido en Asturias, La Rioja… mi hermano pequeño también ha vivido en Chile. Estamos acostumbrados a cambiar y siempre me han apoyado en todo lo que he querido. He tenido la suerte de que mis padres tienen la mentalidad muy abierta. También tengo un grupo de amigos que en la primera impresión me dicen que qué loco estoy, pero luego me apoyan. Siempre estaré agradecido a mi familia y a mis amigos por la gran confianza y el ánimo que me han dado para emprender este pequeño proyecto.

Click para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir