CARTA AL DIRECTOR

‘Nuestra doble fila’

«Es un momento», «no tardo nada», «tan solo es un minutito»… Son las recurrentes frases utilizadas por nuestra voz interior para justificar la insolidaria doble fila. No es que queramos, es que es un hábito creado por nosotros mismos para justificar, una y otra vez, el uso y abuso del automóvil en nuestra ciudad. Si puedo aparcar mal un momento podré montarme en mi coche sin ningún tipo de impedimento real. Claro, la ciudad está así, yo no puedo hacer nada al respecto.

La doble fila no es un producto generado de un día para otro; es una estrategia consciente o inconsciente diseñada desde las propias instituciones públicas y privadas que ha permitido a los ciudadanos llegar a la errónea conclusión de que sin coche particular es prácticamente imposible vivir la ciudad.

Hagámonos una pregunta bien sencilla, ¿sin la doble fila tendría sentido utilizar el coche en Logroño? Una pista: cada vez que tenga que realizar cualquier recado o ir a recoger a los niños al colegio tendrá que aparcar correctamente. La respuesta es obvia.

Para luchar contra la doble fila lo fácil sería decir que los conductores tenemos que ser más conscientes de ello y cumplir las normas. La naturaleza humana demuestra que los actos voluntarios para cambios sociales profundos rara vez se llevan a cabo. Más bien suelen ser causas externas a nuestra voluntad las que ocasionan cambios de conducta. En nuestro ejemplo de la doble fila está más que demostrado. Evitar caer en la tentación de dejar el coche ahí mismo es más que improbable.

En realidad, son las decisiones técnicas las que provocarían un cambio de comportamiento en los conductores insolidarios. Actuaciones directas sobre el perfil de las calles estrechando o eliminando viales, ampliando espacio peatonal, cambiando la jerarquía de los modos de transporte, calmando el tráfico… son, en definitiva, necesarias para lograr una verdadera calidad urbana donde demos cabida a otras opciones de movilidad sostenible con el objetivo de alejarnos paulatinamente de los malos humos que provoca el exceso de vehículos en nuestra ciudad.

*Puedes enviar tu ‘Carta al director’ a través del correo electrónico o al WhatsApp 602262881.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir