Agricultura

Enrique García-Escudero: «No hay una única solución frente al cambio climático»

En unos días en los que términos como emergencia climática, calentamiento global o fenómenos meteorológicos extremos copan la agenda diaria mediática y social, todos quieren hacerse eco de la situación de preocupación medioambiental que existe. «Pero se debe dejar claro que no hay una única solución frente al cambio climático, sino que se deben abarcar diversas estrategias para poder actuar», sentencia el jefe de Servicio de Investigación Agraria y Sanidad Vegetal y Vicedirector del Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino (ICVV), Enrique García-Escudero.

Así lo expone ante el ciclo de charlas que se ha inaugurado esta semana de la mano del sindicato agrario ARAG-ASAJA en colaboración con la Consejería de Agricultura del Gobierno de La Rioja. Una serie de conferencias celebradas en varias de sus sedes y cuyos temas centrales abordarán las enfermedades de la madera de la vid y las posibles estrategias de la viticultura ante el cambio climático.

Como cierre del ciclo, García-Escudero ha expuesto su charla ‘Posibles estrategias de adaptación a la Crisis Climática en Viticultura’ donde, tras introducir a los asistentes en el contexto climático actual y su incidencia en los viñedos riojanos, ha lanzado algunas de las líneas estratégicas claves para atacar el problema de raíz, algunas de ellas expuestas en su artículo ‘Consideraciones sobre el cambio climático y la viticultura’, de la revista Vida Rural.

Acciones estratégicas

«Localizar el viñedo en un entorno adecuado, ya sea jugando con factores geográficos, como son la altura, o la exposición norte del viñedo frente a la sur, o emplenando medidas drásticas como cambiarlo de una región a otra, aspecto que ya están practicando algunas bodegas», es una de las actuaciones más comentadas por muchos expertos. Otra de las cuestiones expuestas es el empleo de técnicas de regadío más eficaces en el ahorro de agua.

Así mismo, la «búsqueda y obtención de un nuevo material vegetal para enfocar la diversidad intravarietal y localizar aquellas variedades que se adapten mejor al clima, acumulen más agua o muestren ciclos más largos», supone para el vicedirector un paso fundamental. Se le suma la importancia de apostar por variedades resistentes a plagas y enfermedades así como por una «producción sostenible y respetuosa con el medio ambiente».

Entre otras estrategias, García-Escudero incide en las técnicas de tratamiento del suelo por tratarse de «un problema asociado a los riesgos de erosión del viñedo en zonas de pendiente, mantenidos con herbicidas o con malas propiedades físicas del suelo». Ante esta situación, deben ejecutarse «actuaciones de sistematización del terreno y de ingeniería hidráulica, así como técnicas de mantenimiento basadas en las cubiertas vegetales o la utilización de mulching».

«El nivel de profesionalización y concienciación de los agricultores riojanos es muy elevado, lo cual les lleva a tener un grado de actuación importante para solventar la situación. Hay que evitar que el problema se instale con gran intensidad en La Rioja, pero también hay que mitigarlo», insiste el vicedirector.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir