Agricultura

Agricultura ecológica o convencional: ¿Qué es más rentable?

La viña, la almendra y el olivar lideran la lista de cultivos ecológicos con mayor superficie en La Rioja, con 1.088 hectáreas, 795 y 751, respectivamente. Les siguen los frutales con unas 170 hectáreas, aunque han ampliado su superficie en casi un 26 por ciento desde 2018.

«La gente está cada vez más comprometida con el medio ambiente y con alimentarse de forma saludable. Esto va a ir a más, no es una moda», asegura la directora técnica del Consejo Regulador de la Producción Agraria Ecológica de La Rioja (CPAER), Silvia Gallo.

Pero todavía queda por hacer: «Aunque estamos a la cabeza en producción ecológica, no lo estamos tanto en consumo». Sin embargo, cada año la elaboración y comercialización de productos ecológicos crece, sobre todo en este último caso, debido a una demanda que se aprecia en aumento en la industria conservera, olivera o de embutidos.

«Todo el mundo quiere disponer en su negocio de alguna referencia en ecológico, aunque sea otra persona quien se encargue de su elaboración y producción», apunta la directora técnica. Sin embargo, en el sector agrícola, la agricultura convencional sigue comiéndole gran espacio a la ecológica.

Desde CPAER aluden al miedo o desconocimiento, así como a la falta de interés en conocer las nuevas normativas exigidas para producir ecológico que pueden tener los agricultores de mayor edad. En contraposición, quienes trabajan el campo no coinciden tanto en estas causas.

Las trabas de lo ecológico

«Además de que el esfuerzo es mayor porque tienes que estar más pendiente y cuidarlo más, la eficacia de los productos ecológicos que te exigen usar no se puede comparar con los abonos o herbicidas tradicionales. Si tienes pulgón, ¿qué vas a preferir, echar cajas de mariquitas o insecticida?», cuestiona el agricultor Raúl Díez.

En su caso, hace algo más de una década trabajaba con almendra ecológica, «porque al principio se pagaba muy bien gracias a los seguros, aunque se comercializaba sin el sello de ecológico y el precio no variaba». No obstante, varios motivos le llevaron a una reconversión de sus almendros hacia unos cultivos convencionales.

«Al no poder utilizar productos químicos, los espinos y encinos se iban comiendo los árboles poco a poco, sin contar que luego las ayudas de las aseguradoras desaparecieron y ya no eran ni rentables», considera Díez. Algo muy diferente a lo que ocurre actualmente, donde la diferencia de precio sí es notable.

Así, mientras el precio de la almendra común se sitúa entre los cinco y seis euros el kilo (importes con gran variabilidad según época y lonja), la ecológica ronda los nueve euros por kilo. «Si yo tengo hoy los almendros en ecológico, no los quito porque su mercado funciona mucho mejor que antes», señala el agricultor.

Más ayudas

Y es que desde la Consejería de Agricultura, Mundo Rural, Territorio y Población, apoyan el desarrollo de lo ecológico con una intensificación de las ayudas, una formación en especialización en agricultura ecológica para todos los sectores y un apoyo para la participación en ferias sectoriales.

Mientras, la directora técnica de CPAER reconoce que «igualar la agricultura ecológica con la convencional en la región no va a ser rápido, pero el avance es ya una realidad». Así mismo, Gallo recuerda que para cultivar en ecológico deben tratarse de variedades autóctonas para asegurar «una buena adaptabilidad al entorno».

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir