Deportes

Jorge Herreros, juego limpio por encima del resultado: «Era falta mía, no penalti»

Jorge Herreros ha protagonizado una auténtica lección de deportividad en el campo del Cenicero. Al veterano capitán del San Marcial le han pitado un penalti que no era y él ha tenido la valentía de reconocerlo. Con 0-1 favorable a los cigüeños, el colegiado ha decretado pena máxima, pero el delantero le ha corregido: «Era el minuto 92, tras un balón largo y tras varios rechaces en el área. He ido con la pierna levantada, toco balón, el otro me toca a mí y nos caemos al suelo. Pensaba que había pitado falta e inmediatamente, me he levantado, era falta mía y le he dicho que no era penalti».

Su decisión le ha costado llevarse además una tarjeta amarilla, algo que al delantero no le ha gustado demasiado. Sin embargo, tampoco le preocupa en exceso: «No sé si la Federación me la quitará o no, tampoco es algo que me importe». También le resta importancia a la competición y al resultado: «Tengo 36 años, estoy jugando por divertirme y me ha salido de dentro. Íbamos 0-1, ellos estaban apretando y pudiera haber sido el 0-2 y sentenciarlo; pero en esta sociedad, con todos los problemas que hay con los árbitros, por lo menos hay que concienciar a la gente de que hay que ayudarles».

Herreros forma chavales en la Escuela de Fútbol y defiende la importancia del juego limpio: «Quiero enseñarles que sin los árbitros no se podría jugar al fútbol. Esos gestos, igual no tendrían que verse todos los días, pero por lo menos, ayudarles y no intentar engañarles». Posteriormente, sigue exponiendo su opinión: «Habrá gente que no lo entienda, te callas, lo metes, 0-2 y para casa. Pero si a alguien no le gusta, es que no trata con niños ni nada. Tengo un hijo de siete años y cuando se lo explique, quiero que aprenda el sábado en su partido a ayudar al árbitro».

El futbolista ha recibido la felicitación de todo el equipo contrario nada más realizar el gesto. Pero su deportividad viene de largo: «El año pasado hubo una jugada parecida con el Racing Rioja en una disputa. El contrario se cayó al lado mío lesionado, es amigo mío y según se cayó yo no seguí disputando el juego. Me preocupé por él, fue una lesión grave. Somos humanos y mañana todos nos levantamos a trabajar. ¿De qué me sirve callarme?, no me aporta nada».

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir