Educación

ANPE denuncia once casos de acoso a profesores en La Rioja

El sindicato independiente al servicio del profesorado de la enseñanza pública (ANPE) ha presentado su último informe del servicio ‘El Defensor del Profesor’ en La Rioja, referente al curso 2018-19. Un documento que refleja una lenta, pero inexorable tendencia al alza del acoso contra los profesores en los últimos años, a pesar de que las situaciones denunciadas han sido ligeramente menos que en el curso anterior.

En La Rioja se han dado once casos de los 2.174 detectados a nivel nacional. Fuera de este recuento, recientemente se ha conocido un grave suceso ocurrido la pasada noche de Halloween. Una treinta de alumnos del colegio Sagrado Corazón de Logroño (Jesuitas) lanzaron huevos contra la casa de una profesora. El centro ha expedientado a los estudiantes y les ha expulsado nueve días.

Desde 2005, el servicio de ANPE atiende de forma gratuita a los docentes víctimas de situaciones de conflictividad o violencia en las aulas, proporcionándoles información y apoyo psicológico y jurídico. A pesar de la gravedad de las situaciones detectadas y del trabajo constante del sindicato ANPE para que se tomen medidas que las solucionen y prevengan, su número no disminuye, dejando patente la importancia de proporcionar normativas y medios que mejoren urgentemente la convivencia en los centros escolares.

Resultados en La Rioja

En La Rioja, el curso 2018-19 no fue tan violento como el anterior, pero resulta preocupante el aumento de casos en Educación Secundaria y, sobre todo, en Primaria, suponiendo un 81 por ciento del total, mientras que disminuyen o no existen en otros niveles educativos.

Respecto al tipo de conflictos denunciados, con frecuencia los problemas afectan a varios ámbitos. De los once casos, solo cuatro tienen un único elemento de confrontación con el docente, mientras que en los otros nueve se ven implicados dos y hasta, en un caso, tres ámbitos.

Lo más alarmante es que la violencia por parte de padres, otros profesores o directivos ha aumentado, frente a la que procede de los alumnos. «El deterioro emocional que padecen estos profesores les provoca ansiedad, que puede acabar en depresión y baja laboral, al sufrir presiones impropias de sus tareas docentes», señalan desde ANPE.

Respecto al curso pasado, los niveles de depresión y baja laboral siguen siendo elevados, aumentan del 33 al 36 por ciento, destacando, además, un aumento en el nivel de preocupación, ya que sigue siendo alto el número de consultas presenciales, un 55 por ciento, lo cual denota la necesidad de apoyo psicológico inmediato y la complejidad de estos casos.

Comentarios
Subir