Empresas

«El sector TIC riojano está a la cabeza en España: es fuerte, consolidado y heterogéneo»

«El sector tecnológico riojano está a la cabeza en España: es fuerte, consolidado y heterogéneo»

Piensa en cualquier ejemplo de éxito empresarial a gran escala. Es probable que hayas visualizado una compañía de sectores muy dispares (automoción, gigantes tecnológicos, compañías aéreas…), pero todos tienen algo en común: son empresas que destacan por la optimización de sus productos y servicios desde una óptica TIC.

Desde finales de los años 90 las compañías iniciaron el camino hacia una nueva revolución industrial a partir de la digitalización de sus servicios, y las TIC se convirtieron en «un tractor para otros sectores», si bien en la actualidad es ya un sector propio que en La Rioja se ha instalado como locomotora de la economía regional. No en vano, las empresas agrupadas en AERTIC (Agrupación Empresarial Innovadora del sector TIC de La Rioja) facturan más de 243 millones de euros cada año, más del 2,8 % del Producto Interior Bruto de la región. Su presidente, Jose L. Pancorbo, analiza el presente y el futuro del clúster en esta entrevista.

– ¿Cómo explicamos a alguien no familiarizado con el sector qué es una TIC?

– TIC es el acrónimo de Tecnologías de la Información y la Comunicación y agrupa a un sector empresarial que ha ampliado su lenguaje con la palabra digitalización. Antes hablábamos de aportar soluciones TIC y ahora de digitalizar el resto de los sectores de la economía mediante herramientas y servicios aportados por las empresas de AERTIC. El impacto de las TIC en el desarrollo económico de un territorio es un hecho ampliamente reconocido: si La Rioja incrementa su nivel de digitalización se reflejará positivamente en la productividad de la región.

– ¿Qué supone para las empresas del sector estar agrupadas bajo el paraguas de AERTIC?

– La agrupación nació en 2006 y tan solo un par de años después la crisis provocó una gran caída de las ventas y un descenso en la cifra de negocio de todas las empresas. La respuesta del sector TIC fue la diversificación y la salida a mercados exteriores. Esta necesidad hizo que las empresas evolucionasen por la necesidad de incorporar mayor valor y especialización a sus productos. En 2010 hubo un cambio de estrategia e iniciamos nuestra actividad como clúster, aunando los intereses comunes en materias como la I+D+i, la internacionalización, el desarrollo de negocio o el desarrollo de talento, entre otras. En la actualidad estamos reconocidos como clúster excelente por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

– AERTIC cuenta ya con 85 empresas asociadas, ¿cuál es la clave para haber crecido tanto y cuál es el ámbito de actuación de estas compañías?

– Creo que se encuentra fundamentalmente en nuestra actual configuración como clúster; esto aporta valor a nuestros asociados y una estructura humana a su servicio y, además, estamos vinculados a otros sectores de la industria regional, porque hoy no hay sector de nuestra comunidad que no esté trabajando en pro de la digitalización. A todo ello habría que sumarle, además, el grado de especialización de las empresas que antes hemos mencionado y que nos permite abrirnos a nuevos mercados. Sin duda, el ámbito de trabajo está cambiando, ha pasado de ser un sector que hace 15 o 20 años trabajaba en términos de mercado endogámico y regional, a exportar sus productos y servicios a otras regiones y países.

– ¿Qué ventajas aporta un clúster a sus empresas respecto a otro tipo de asociaciones profesionales?

– Ser clúster te permite tener una mejor interlocución con las Administraciones Públicas, mayor representatividad, acceder a mejores opciones de financiación, lograr más visibilidad en Europa a la hora de formar parte de proyectos I+D de envergadura o crear relaciones de confianza con otros clústeres. Esto a su vez facilita la puesta en marcha de acciones colectivas con otras redes y organismos en los que se propicia y fomenta el conocimiento mutuo y el intercambio de experiencias. Todos estos ejemplos representan elementos clave en la estrategia de internacionalización, ya que crean un cambio de paradigma del volumen de negocio de las empresas. En el caso de AERTIC, pertenecemos a RIOHUB, se trata de un DIH (Digital Innovation Hub), un tipo de ecosistema regional promovido por la Comisión Europea y conformado por pymes, grandes empresas, startups, universidades, centros tecnológicos, administración pública, inversores, organizaciones empresariales, etc… El objetivo no es otro que generar las mejores condiciones para que las empresas puedan conocer e incorporar soluciones que ofrece la industria 4.0 en las mejores condiciones.

– ¿Cómo se articula ese Plan Estratégico de AERTIC?

– El clúster tiene cinco ejes de actuación importantes: el de talento y gestión profesionalizada (atraer, retener y desarrollar el talento en las empresas y mejorar la gestión profesional), el de desarrollo de negocio e internacionalización (potenciando el crecimiento de las empresas y de su presencia en mercados internacionales), el de la innovación (para la fabricación de producto propio, incrementar la especialización y configurar una oferta diferenciada y competitiva de productos propios), el de la transformación digital (dirigida a sectores no TIC y donde el clúster tiene un gran potencial para realizar el impulso); y, por último, el de la promoción del sector TIC y la sociedad del conocimiento.

– ¿En qué posición están las TIC riojanas respecto a las empresas del sector en España y en Europa?

– Estamos a la cabeza. En La Rioja tenemos un sector TIC fuerte, consolidado, heterogéneo, con empresas de muchísima relevancia en términos de facturación y empleo, y con reconocimiento dentro y fuera de nuestras fronteras. En este sentido, destacan Arsys, la Universidad de La Rioja, la UNIR o Dialnet, que es el principal repositorio de documentación de investigación en castellano en el mundo. Y muchas empresas de subsectores que nos configuran como una de las regiones más activas y relevantes en el panorama tecnológico de toda España. Además, y esto es muy importante, tenemos la confianza de todas las empresas TIC españolas agrupadas en CONETIC (Confederación Española de Empresas de Tecnologías de la Información, Comunicación y Electrónica) para representar a nuestro país en la European Digital SME Alliance, la mayor red de pequeñas y medianas empresas TIC de Europa, con sede en Bruselas, donde en nombre de CONETIC Y AERTIC acabo de renovar la vicepresidencia en la Asociación de Empresas TIC Europeas.

– Está al frente, además, de la Comisión de Talento, clave en el desarrollo de la digitalización.

– El eje talento es uno de los más relevantes para AERTIC, porque creemos que es uno de los pilares fundamentales para la sociedad. ¿Por qué nos hemos apropiado de ese eje en Europa? Tiene mucho que ver con que AERTIC en esta región tiene un ‘best practice’ que no tiene prácticamente ninguna otra en España respecto a la gestión del talento digital. Nuestra acción en interlocución con las Administraciones Públicas para conseguir las FP Duales, las FP tecnológicas, nuestras numerosas actividades en torno al fomento de las vocaciones TIC tempranas, el nivel que están dando los Grados de Ingeniería de la Universidad de La Rioja…. no tienen paradigma. De hecho, en septiembre de 2020 la UR pone en marcha un Máster en Ciencia de Datos y Aprendizaje Automático y el primer Máster en Dirección y Transformación Digital de la Gestión Empresarial para alumnos del Grado en Administración y Dirección de Empresas en colaboración con la UR. Esto significa que alumnos que han cursado carreras no tecnológicas van a poder recibir formación digital para mejorar sus competencias y poder acceder al mercado laboral TIC. Además pertenecen al clúster dos entidades proveedoras de conocimiento como son la citada Universidad de La Rioja y la UNIR.

– ¿Es demasiado aventurar que La Rioja es una especie de California europea, por aquello de la pujanza de sus sectores agrario y tecnológico?

– No lo somos todavía. En Europa hay regiones que tecnológicamente están más avanzadas que nosotros y en España el País Vasco, especialmente, además de Madrid y Cataluña. La maquinaria de formación industrial de el País Vasco se ha sumado a la tecnología y eso impulsa esa región a la cabeza de Europa. En La Rioja tenemos un gran potencial en cuanto a incremento de número de empresas, cantidad de empleos generados y cifra de negocio, pero tenemos grandes espejos cerca en los que mirarnos y la necesidad de infraestructuras que impulsen nuestras oportunidades.

– ¿Qué necesita el sector para parecerse, en términos absolutos, a esas otras comunidades?

– Una apuesta decidida de la Administración. Apoyar significa contratar prioritariamente a la industria TIC riojana a través del Gobierno de La Rioja y los Ayuntamientos. Tienen la responsabilidad social de dar oportunidades de compra a la industria TIC riojana, pero además tienen que impulsarla con sus proyectos de desarrollo autonómico industrial. Es necesario que se establezcan ayudas y planes que permitan digitalizarse a la industria riojana. Además, se tiene que mejorar la visibilidad del sector TIC como facilitador del progreso técnico de las empresas. Por otro lado, también tenemos deberes que estamos cumpliendo: afianzarnos como clúster de referencia, cumplir nuestro ambicioso Plan Estratégico y el Convenio que tenemos con el Gobierno regional, tener como clúster una estructura interna de personal contratado al servicio de las empresas, trabajar en innovación, colaborar entre las distintas empresas y con otros clústers e impulsar la transformación digital de empresas de otros sectores.

– ¿Cómo es la convivencia entre las empresas del clúster en La Rioja, al ser competidores pero remar en una misma dirección?

– Competimos duramente en el mercado local, porque es imposible no hacerlo, pero somos aliados en mercados nacionales e internacionales. Nuestra misión es competir entre nosotras, pero desde la ética y la lealtad a la asociación a la que pertenecemos. La competencia local no nos debe impedir mirar hacia el exterior y que se realicen alianzas entre empresas del sector para dar soluciones conjuntas en mercados exteriores.

– ¿Cuál es el principal error que cometen las empresas que se aventuran en la digitalización de sus negocios?

– No disponer de un asesoramiento adecuado y, en ese sentido, hay que subrayar el papel de las TIC riojanas como principales asesores y referentes en cualquier proceso de digitalización y transformación digital dentro de las empresas. Es necesario confiar en la profesionalidad y experiencia de un sector como este, que ha sido el protagonista en las últimas décadas de los mayores avances en empresas de todo tipo.

– AERTIC nació en un contexto de crisis económica y varias voces autorizadas advierten de una inminente recesión, ¿qué aprendizaje de aquella época se puede aplicar ante el panorama que se aproxima?

– El sector tecnológico es uno de los que en mejor condición se encuentra ‘per se’ para afrontar una desaceleración económica. La industria afronta la crisis digitalizándose y, por ello, puede representar una oportunidad de negocio para las empresas TIC, porque el resto de sectores la van a afrontar mejorando sus productos y servicios y optimizando sus procesos productivos. Por otro lado, si trabajas en un mercado local estás más expuesto al mal momento económico que en un mercado internacional. Ahora nos aplicamos la receta para trabajar mejor los mercados internacionales y capear mejor una posible desaceleración económica.

– ¿Cómo afecta el Brexit a las empresas del clúster?

– Miramos el Brexit como una oportunidad porque entendemos que puede generar una debilidad en los proveedores de tecnología ubicados en Reino Unido. Ante este escenario se pueden abrir nuevas oportunidades a la hora de ofrecer servicios tecnológicos con los que cubrir la demanda de terceros países. Nuestras empresas están mirando a los mercados internacionales.

Comentarios
Subir