El Rioja

El grupo Ferrer Miranda aterriza en Rioja con la compra de Solar Viejo

El grupo vinícola Ferrer Miranda ha entrado en el sector de los vinos «tranquilos» con bodegas en España y Argentina. La compañía se ha creado a partir de la compra por parte de Pedro Ferrer Noguer al Grupo Freixenet de cuatro bodegas: Solar Viejo (Rioja), Valdubón (Ribera del Duero), Vionta (Rías Baixas) y Finca Ferrer Argentina (Valle de Uco). Ferrer Miranda también elabora en Navarra, Rueda y Monterrei, por lo que está presente en siete denominaciones de origen distintas.

Solar Viejo, fundada en 1937, está ubicada en la villa medieval de Laguardia. El origen de su nombre proviene de las ‘Casas Solariegas’, emblemáticos edificios de piedra de sillería que se alzan dentro de la amurallada villa alavesa. La bodega se sitúa en el camino de la Hoya, poblado cuyo origen data del siglo XV antes de Cristo, en las faldas de la sierra de Cantabria, un lugar privilegiado para el cultivo de la principal variedad: el Tempranillo.

Entre los vinos más conocidos de Solar Viejo destacan el premiado Solar Viejo Tempranillo, «sabroso, equilibrado, de aromas a fruta roja, fresa y frambuesa, muy característico de los tempranillos de Rioja Alavesa»; y el reconocido Orube Crianza, «un vino tinto complejo, elegante, y singular, con un envejecimiento de doce meses, principalmente en barrica de roble francés».

El proyecto de Ferrer Miranda

A través de todas las bodegas del nuevo grupo se comercializarán el primer año un total de cuatro millones de botellas en más de 85 países, como Reino Unido, Francia, Bélgica, Estados Unidos, México y Japón.

La previsión de facturación de Ferrer Miranda es cercana a los quince millones de euros. La compañía emplea a cincuenta personas entre los dos países, un equipo profesional y joven que ya está actualmente trabajando en estas bodegas.

Ferrer Miranda cuenta con Pedro Ferrer Noguer, actual consejero delegado y vicepresidente del Grupo Freixenet, como presidente de la nueva compañía. En el área ejecutiva, se ha nombrado a Silvia Carné Masllorens como consejera delegada y a Pedro Ferrer Miranda, como director general.

Vanesa Insausti, ingeniera agrónoma y master en enología con experiencia en otras bodegas de Rioja y Navarra, es enóloga en Solar Viejo desde el año 2007. «Comencé hace doce años a trabajar en Solar Viejo y, desde entonces, he tenido la oportunidad de comprobar que en Rioja nunca una añada es igual a otra, aunque todas tienen una conexión: la frutalidad del Tempranillo aderezada con estructura y elegancia, características que buscamos siempre en nuestros vinos», explica la enóloga riojana.

«Ferrer Miranda nace con la ilusión de ser un nuevo Grupo que ya cuenta con experiencia y conocimiento en el sector, pero con el reto de potenciar las ventas apostando por la calidad de sus vinos, y la particularidad de estar presente en dos países de dos continentes y en dos hemisferios distintos», ha señalado Carné Masllorens.

Por su parte, Pedro Ferrer ha destacado que la compañía «tiene un prometedor crecimiento a largo plazo con el lanzamiento de nuevas marcas que van a posicionar a Ferrer Miranda como un actor de referencia en el mercado mundial del vino tranquilo».

Click para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir