La Rioja

Adiós al sueño por culpa de los camiones: «Nos sentimos abandonados»

Tras tres años de alegaciones presentadas a la empresa Amcor Flexibles Extrusion, así como al Ayuntamiento de Logroño, los vecinos de la calle Entrena persisten en su empeño de acabar con el ruido generado durante la carga y descarga que provoca el transporte pesado en esta industria. «Llevamos muchos años así y los que nos quedan sin que no se haga nada», sentencian.

«Tenemos que soportar que hasta nueve camiones cisterna descarguen durante toda la mañana debajo de las ventanas y otros camiones de carga salgan en dirección contraria y se queden o se paren en la puerta del garaje o en mitad de la calle», denuncian con rotundidad. En este sentido, recuerdan cómo la fábrica Toybe Global Packaging «ya ha aislado el foco del ruido reduciéndose sustancialmente».

Desde la Dirección General de Medio Ambiente y Eficiencia Energética se estimaron «parcialmente sus alegaciones» a través de un escrito que recibieron los vecinos. En él se reflejaba la posibilidad de «instalar una barrera acústica entre los depósitos y la fachada del edificio, además de cambiar la situación del muelle de carga para que la carga y descarga del transporte pesado se haga en otra zona de la nave industrial», en lugar de estar ubicada en frente de la calle Entrena.

Sin embargo, la comunidad se mantiene a la espera, desesperada mientras los ruidos generados por las fuentes sonoras de la industria perduran desde que en septiembre de 2016 comenzaran esta andadura de quejas. «Nos sentimos abandonados y ciudadanos de tercera», apuntan, y es que «a pesar de no cumplir con la distancia permitida a la fábrica por trabajar con material químico, edificaron aquí con la promesa en su día de que todo esto iba a desaparecer, pero con la burbuja inmobiliaria aquí nos han dejado».

Click para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir