La Rioja

‘La casa de papel’ arrasa entre los disfraces de Halloween en Logroño

La estética de ‘La casa de papel’ arrasa entre los disfraces de Halloween

De un tiempo a esta parte Halloween se ha convertido en una de las fiestas más celebradas, sobre todo, por lo jóvenes. Llegadas estas fechas siempre se crea el debate de si es «una fiesta americana, si aquí lo que se celebra es el día de Todos Los Santos…», una polémica que, pese a quien le pese, queda rodeada de calabazas, disfraces, murciélagos revoloteando y grandes telarañas.

La noche del 31 de octubre se convierte en una velada terrorífica que, cada vez más gente, celebra disfrazándose o decorando sus casas o comercios y llevando a cabo fiestas aterradoras. En los últimos años la oferta lúdica que ofrece Halloween se ha multiplicado. «Antes solo nos disfrazábamos en carnaval, pero ahora hay muchas más ocasiones durante el año y, sobre todo los jóvenes, eligen esta fecha para hacerlo, gracias también a las fiestas que se hacen en los bares o las iniciativas que proyectan los grandes centros comerciales», comenta Rubén García, propietario de Carrusel.

Disfraces de moda

Este año, según cuenta García, «el disfraz más demandado para Halloween no es precisamente el más terrorífico, es el de ‘La casa de papel’; simple pero que está funcionando muy bien». Además, los tradicionales personajes de las películas ‘It’ y ‘Saw’, junto con los míticos vampiros y brujas «siguen funcionando, pero se nota mucho el bajón de estos disfraces».

Pese a que sigue habiendo los habituales que «vienen a la tienda el propio 31, la mayoría de la gente concentra la compra de los disfraces o la decoración dos semanas antes y, sobre todo, estos últimos días».

«La gente mayor no se disfraza en Halloween y los que lo hacen es porque salen con sus hijos o quedan con un grupo de amigos para hacer una cena diferente», asegura el empresario. Normalmente, hay familias o cuadrillas que se disfrazan «y lo hacen de una temática concreta, por ejemplo la Familia Adams, pero en los últimos años esta celebración se ha convertido en algo más individual en cuanto a disfraces, y en un mismo grupo te puedes encontrar desde un payaso a un vampiro, una bruja, Drácula o Frankenstein», afirma Rubén García.

Maquillaje y decoración

Otra de las cuestiones que más se cuidan en la fiesta de Halloween es el maquillaje. «Todos los años hacemos pequeños talleres de cómo trabajar estos productos. Cómo hacer heridas falsas, por ejemplo, es una de las cosas que más demanda la gente». Además, para las personas que siguen reacias a pintar su cuerpo o cara por miedo a alergias o asuntos similares, desde Carrusel recomiendan el maquillaje al agua.

Según García, «muchos de los maquillajes que se venden para estas fechas, desgraciadamente, no pasan ningún tipo de control. Nosotros vendemos un tipo de cosmético sin gluten ni parabenos y recomendamos el maquillaje al agua porque tiene numerosas ventajas: no hace falta darse crema hidratante, una vez seco, al roce, no se va y algo muy importante, deja transpirar y respirar la piel, fundamental para evitar el tema de la irritación». Además, este tipo de producto es muy fácil de retirar con agua y cuenta con una larga duración.

Los locales comerciales, bares e incluso los hogares, se convierten en pequeños o grandes pasajes del terror, castillos encantados o cementerios sobrecogedores, entre otros espacios. «La hostelería suele buscar piezas grandes, que no salgan muy caras y que tapen mucho», señala el propietario de Carrusel. Para eso, «lo más vendido son las típicas telas de araña que, bien estiradas, cubren mucho y quedan espectaculares».

Si la decoración es para el hogar la cosa cambia. «Para sus casas la gente busca detalles más pequeños para la entrada o el salón y, si tiene jardín, buscan algo con luces y color». Productos, todos, «que se puedan reutilizar al año siguiente».

Comentarios
Subir