Deportes

“Este club lo siento en el corazón”

UD Logroñés - Langreo | Foto: Edu del Campo ©

Ciento dos partidos. 102. Son los encuentros en los que Sergio Rodríguez ha sido el primer entrenador de la Unión Deportiva Logroñés. Hay entrenadores con muchos más partidos, y también los hay con menos. Y estas 102 alineaciones suponen un récord para la Unión Deportiva Logroñés. Por tanto, pasan a formar parte de la historia de un club de reciente creación y de tan escasas celebraciones que estos 102 partidos dan al menos para esbozar una tímida sonrisa.

Los clubes pequeños se hacen de pequeñas cifras y ésta es una que supera el récord de 101 veces Carlos Pouso. Hasta que Sergio Rodríguez decidió dejar el colegio para dedicarse a ser entrenador. Y de golpe y porrazo, ahí sigue El Mara: tras los dos peores arranques ligueros de la historia de este club, el técnico de las semifinales por el ascenso, de la segunda posición y de los casi 11.000 espectadores en Las Gaunas, pasa a formar parte de la historia, corta, de esta entidad. Que no es poca cosa.

Nadie ha dirigido tantas veces a la primera plantilla de la Unión Deportiva Logroñés. Y hombre, no conviene ser más papistas que nuestros vecinos al otro lado del Ebro que sí saben poner en valor lo propio, pero que sea un tipo de la casa debería ser suficiente motivo para que desde la grada se compartiera por un instante una reflexión en la trinchera de la normalidad en la que esquiva dardos Sergio Rodríguez: ex capitán que se retira en la UD Logroñés, pasa a entrenar a los chavales, dirige al División de Honor, rescata al equipo cuando peor le iban las cosas, y tras una temporada sin playoffs logra la mejor clasificación de la historia… Y sigue. No hay ascenso, pero no está nada mal. Y todo esto sin levantar la voz. Otros tienen a Xabi Alonso o Joseba Etxeberria, pero es que la Unión Deportiva Logroñés no es la Real ni el Athletic. Y ni aún así te abonarías.

“Orgullosísimo de que me pase aquí, en mi club, en mi casa”. Desde la sinceridad ha agradecido “a todos los jugadores” que ha dirigido estos años que “son los que me han permitido llegar hasta aquí”. Y, claro, a sus colaboradores y familiares. Hubo un tiempo que en Lobete había que saberse rodear de buenos y muchos amigos, y para cuidarlos había que saber ser agradecido. Aprendizajes que no se olvidan.

Crecimiento lento… pero constante

Ciento dos partidos. 102. Que son un montón para un club joven con ciertas urgencias por aquello del “en cinco años en Primera”. Récord firmado por un entrenador novato y sin experiencia técnica en otros equipos. Una efeméride que llega tras un 4-0 para una historia circular en la carrera de Sergio Rodríguez. No es habitual hacer cuatro goles en Segunda B. Y menos por el norte. Y es menos habitual debutar ante el Castilla con 0-4… Partido 102: 4-0. Anécdota para reconocer que de un 0-4 a un 4-0 sin ascenso ha habido buenos y malos momentos, pero un mismo resultado puede permitir observar si el club ha crecido o no en estos años pese a no haber logrado el ascenso.

Responde Sergio Rodríguez: “En mucho. Creo que ha crecido en mucho. El club no es especialmente rápido, pero a medida que pasa el tiempo las parcelas del club se están afianzando y tiende a ser cada vez un club más profesional, que es lo que necesitamos. Vamos por el buen camino. Nos gustaría ir más rápido, pero no siempre se puede. Así que lo importante es dar pasos firmes, sobre todo que sean firmes. Que no sea un paso para adelante y dos para atrás. Igual se requiere, por cómo es este club, dar pasos pequeños, pero deben ser firmes. Y el club los está dando. Si lo analizamos, no solo desde que estoy yo como primer entrenador en estos últimos tres años, si no desde antes, veo una progresión positiva y debemos seguir trabajando para que siga siendo así”.

Del cariño al respeto a través de la senda del desamor

Lo que sí ha cambiado desde aquel primer partido en Madrid y ese 0-4 al Castilla hasta el partido de este domingo y este 4-0 al Tudelano es la relación que el técnico ha tenido con la afición de la Unión Deportiva Logroñés, una batalla perdida por Sergio Rodríguez. “Creo que ahora el aficionado me ve peor que al principio”, que viene a ser lo normal en la trayectoria de la mayoría de entrenadores con tantos partidos en un mismo equipo. “Me veían bien en aquellos primeros partidos. Todo era maravilloso”, ha apuntado en sala de prensa. Pero como Sergio Rodríguez no es de verdades absolutas, a pesar de sentir “el respeto de la gente”, ha querido precisar de esta forma: “Habrá de todo: gente a la que le gustas más y gente a la que le gustas menos, pero seguro que ahora me ven peor que cuando llegué”.

Es lo que hay. Sergio Rodríguez es un hombre de fútbol. Va con el cargo de entrenador. Pero 102 partidos después, Sergio Rodríguez por fin habla directamente con la grada blanquirroja: “Lo único que puedo hacer es trabajar duro, y me voy a dejar la piel porque yo este club lo siento en el corazón, y las críticas hay que respetarlas. La mayor parte de la gente, sé perfectamente que no es el 100% porque eso es imposible, respeta el trabajo que hacemos y tenemos la suerte de contar con una masa social sólida que es otro de los elementos importantes de este club”. Como hombre de fútbol, Sergio Rodríguez resumen su sentir: “Me ven peor que al principio porque todo empezó todo tan bien, era todo tan bonito, que a partir de aquellos primeros partidos empezó la realidad del fútbol y las cosas pues no son tan bonitas ni tan sencillas”.

Por suerte, siempre nos quedará la posibilidad de agarrarnos al refranero: ‘Otro vendrá, que bueno lo hará’.

Click para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir