Deportes

García León: «El fútbol es lo que he hecho toda la vida y es muy complicado decir basta»

Gerardo García León (Sevilla, 7 de diciembre de 1974) se crió en Logroño siempre con el balón como centro. Tras más de dos décadas en los terrenos de juego y un lustro largo en cuestiones técnicas, afronta su primera experiencia con el fútbol femenino como primer técnico del EDF Logroño, conjunto de la máxima categoría. De la final de la Champions a Isla. Una gran trayectoria pegada siempre al costado derecho, bien de lateral o de interior.

El futbolista se formó en las categorías inferiores del Real Madrid, pero su progresión fue meteórica. En 1998 llegó a Primera y en el 2000 llegó a la final de la Champions con el Valencia y ganó la Supercopa de España. Vivió en primera persona el famoso ‘aguanís’ de Raúl y el contundente 3-0 del conjunto merengue que le privó de la ‘Orejona’: «Trabajé, creí, me mentalicé, entrené por mi cuenta y llegué preparado a ese momento».

Posteriormente, logró la Intertoto con el Málaga (2003) y permaneció cinco años en la Costa del Sol: «La verdad que esa ciudad me marcó». Tras pasar por la Real Sociedad y el Córdoba, volvió a Logroño en 2011 para firmar por la SD Logroñés, con el que pudo celebrar un ascenso en Murrieta y una permanencia en Segunda B. En ese momento, decidió retirarse. Sin embargo, en 2016 volvió a jugar en el Anguiano con 42 años.

Le picó el ‘gusanillo’ y lo recuerda como «un año maravilloso». Allí, en el corazón de la sierra de la Demanda, rodeado de un verdor exuberante, puso fin a su trayectoria como jugador. Algunos preferirán retirarse por todo lo alto ante 100.000 espectadores eufóricos o con actos multitudinarios, pero Gerardo escogió la tranquilidad de la naturaleza. En definitiva, la esencia del fútbol antiguo, sin más aditivos. ¡Ni siquiera hay cobertura en buena parte de Isla!

Alma de formador

Cuando todavía estaba en el campo, Gerardo ya quería ser entrenador. Por ello, se formó y trabajó en categorías inferiores. En esa línea, montó la academia Tiki Taka con su amigo y entrenador Francisco García Hidalgo. La idea es clara: formar a cuantos más futbolistas riojanos posibles mediante ejercicios de tecnificación. El Oion Arena y el Paula Montalt son hoy sus sedes y, poco a poco, el trabajo va dando sus frutos.

«Yo en el campo comunicaba mucho y siempre me ha gustado ayudar. Creo que el entrenador tiene que contribuir a hacer mejores al jugador y a la jugadora», remarca. Y con esa máxima se acerca al vestuario del EDF: «Intento inculcarles cómo veo yo el fútbol y si ellas están de acuerdo con lo que nosotros proponemos. Eso me hace estar más preparado y más tranquilo. Es totalmente diferente el fútbol femenino del masculino, pero la experiencia está siendo muy gratificante».

Con su amplio conocimiento del fútbol riojano, analiza su situación general en el ámbito masculino: «Ya se dio el primer paso el año pasado y espero que tanto UD Logroñés como SD Logroñés consigan sus objetivos. Las metas son complicadas y tienen que sumarse muchos factores para que puedan hacerse realidad. Son dos situaciones muy complicadas».

Autoexigencia

Si a García León se le pudiera definir con dos palabras serían sin duda ilusión y aprendizaje. Pero no se conforma solamente con eso y busca formarse continuamente. De hecho, el año pasado hizo un curso con el anterior entrenador (Chechu Martínez), que le ha servido para tener las ideas más claras: «Quiero un equipo alegre y atrevido, que no tenga miedo. Esa es mi idea y lo que quiero transmitir; intentar jugar, defender y dominar muchos aspectos diferentes». Queda clara su auténtica pasión: «El fútbol es lo que he hecho toda la vida y es muy complicado decir basta».

Gerardo también se atreve a diagnosticar el estado del fútbol femenino. En la parte positiva, se queda con el crecimiento que está experimentando, especialmente tras el gran papel de la selección española en el pasado Mundial de Francia. En lo negativo, reclama mayores salarios y una equiparación progresiva, aunque afirma que cree que el proceso está en marcha y que se debe trabajar muy duro para lograrlo.

Su mirada transmite experiencia a raudales y sus palabras, seguridad. Aspecto que será muy importante para llevar al EDF a buen puerto. La experiencia y formación de Gerardo, la motivación de la plantilla y el buen trabajo de la dirección deportiva serán capitales para llegar a buen puerto.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir