La Rioja

Corera ya tiene su museo para guardar el patrimonio de sus gentes

Cada pueblo es único. Las tradiciones pueden repetirse, pero sus gentes son genuinas. Y aunque en localidades cercanas haya similares costumbres, todos quieren guardar su memoria. El último pueblo en lograrlo ha sido Corera: acaba de inaugurar su museo etnográfico, creado por la Asociación de Mujeres local.

El objetivo es mostrar cómo se ha ido viviendo con el paso de los años en esta localidad, que los jóvenes conozca cómo era la vida en la época de sus abuelos y mantener el patrimonio etnográfico. Para ello se ha creado el museo, que se ubica en una vivienda de 1900 situada en plena calle Mayor. Una casa que es conocida por los lugareños como la ‘Casa del espartero’, ya que sus propietarios iniciales se ocupaban de trabajar el esparto.

En la inauguración, en la que ha participado el presidente José Ignacio Ceniceros, si algo se ha destacado es “la perseverancia, trabajo y dedicación de la asociación de mujeres de Corera”, que han sido “fundamentales”. “Una iniciativa que es fruto de una década de esfuerzos por parte de la asociación, que cogió una casa prácticamente en ruinas y ha conseguido reformarla y acondicionarla como espacio etnográfico”. Además, la asociación va a tener allí su sede, en el patio, que también podrá ser utilizado como sala de usos múltiples.

En una casa de 1900

Los propietarios de la casa (que viven fuera) la donaron al Ayuntamiento el 27 de marzo del 2007. El 15 de septiembre del 2009, el Consistorio firmó un convenio de cesión de uso con la Asociación de Mujeres hasta el 31 de diciembre del 2043.

Tuvieron que reformar el alerón del tejado y las fachadas. Después de sanearlo, iniciaron el trabajo en el interior. Han destinado unos 75.000 euros recaudados estos últimos años con mercadillos, rifas, cuotas del centenar de socias y algunas donaciones.

En la planta baja, además de la entrada principal, se ubica una cuadra, con todos los materiales y el pesebre; una cocina de los años cincuenta con su lavadora y uno de los primeros frigoríficos eléctricos, un cuarto de baño nuevo (obligatorio para poder abrir el recinto al público) y una pequeña despensa.

En el primer piso se encuentra la cocina de 1900 y el portal de lo que en origen fue la entrada a la vivienda (se accede por una cuesta). Este espacio, en el que se muestran objetos de la matanza, tiene salida a la cochinera, gallinero y conejera reconstruidos. Además, en la zona noble esta planta alberga un vestíbulo, dos dormitorios y un comedor que antaño sirvió como dormitorio.

En el segundo piso está el silo para guardar el grano, aperos del campo, un horno de arcilla antiguo, maquinaria de la matanza, cuartos para secar chorizos, morcillas y jamones y trasteros convertidos en habitación infantil y sala de costura.

Parte del material que se muestra en el edificio estaba allí y en otros casos procede de donaciones realizadas por las propias mujeres de la asociación y los vecinos de Corera.

El Gobierno de La Rioja, a través de La Rioja Turismo, incluirá a Corera dentro una de las rutas turísticas en autobús que está organizando para este otoño y que permiten disfrutar del patrimonio cultural de la Comunidad Autónoma. En este sentido, la experiencia incluirá una visita a este espacio etnográfico, así como al lavadero tradicional recientemente rehabilitado y otros recursos, como el crucero del siglo XVI de esta localidad riojana, conocida como ‘La Puerta del Valle de Ocón’.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir