Cultura y Sociedad

«En Canales buscaré estar cerca de la gente, hacer algo muy intimista»

El carismático actor riojano Pepe Viyuela se encargará de levantar el telón al corral de comedias de Canales de la Sierra, de más de tres siglos de historia. Lo hará este próximo sábado para escribir las primeras lineas del festival ‘Canales Demanda Teatro’, que busca revalorizar y llenar de cultura la Sierra de la Demanda, con un amplio programa de actividades que se llevarán acabo durante el mes de agosto.

– ¿Cómo se le propuso la idea de participar en esta primera edición de Canales Demanda Teatro?

– Me llamaron por teléfono, ya que un amigo de La Rioja le pasó a la organización mi contacto y me lo propusieron. Les dije que sí porque tenía conocimiento desde hace tiempo de la existencia de ese teatro y me apetecía mucho conocerlo y actuar en él.

– ¿Qué significa para usted actuar en su comunidad natal?

– Siempre representa volver a casa. Pero esta vez es mucho más especial porque hablamos de un espacio que se ha recuperado para el teatro, tras llevar tiempo sin ser utilizado para ello, por lo que significa ayudar y contribuir a su renacimiento. Es siempre muy bonito ir a Logroño, a Calahorra, a Haro o a Arnedo, pero en este caso es todavía más bonito al tratarse de un pueblo pequeñito con un espacio muy especial.

– Usted será el que abra el festival el próximo sábado, ¿influye más la responsabilidad o el vértigo al ser el primero en subirse al escenario en la historia del festival?

– La verdad es que no, me hace tanta ilusión que no he pensado en el vértigo, sino en lo bien que me lo voy a pasar. Todo son sensaciones positivas y muchas ganas.

– ¿Había participado con anterioridad en algún proyecto similar destinado a impulsar la cultura en la llamada ‘España Vacía’?

– He actuado en muchos sitios, pueblos pequeños también. Lo que pasa que la gravedad de este tema es cada vez mayor, se están empezando a recibir muy bien iniciativas como esta, no sólo desde un punto cultural, sino también social. Es muy importante que estos pueblos se reactiven y tocar cada uno de esos puntos del pueblo que son necesarios reactivar y, evidentemente, el Teatro de Canales es uno de ellos. Además, puede impulsar no solo al pueblo, sino a la zona: ayudar a que se conozca, a que la gente la visite. Este tipo de iniciativas crea sinergias para reactivar los pueblos. No sólo es importante una reactivación cultural, sino también educativa y económica; estoy encantado en participar por estas connotaciones en una iniciativa como esta.

– ¿Cuántos pases realizará en el Teatro de Canales?

– Dos, uno a las 19 y otro a las 21 horas, ya que tuvo muy buena acogida la función y se agotaron las entradas enseguida y me propusieron hacer otra más; y yo encantado, claro que sí, y las que hiciera falta hacer porque es un verdadero honor haber agotado entradas y tener que ampliar y hacer otra, es muy bonito. Ojalá pasara eso muchas veces.

– Además, interpretara ‘Encerrona’, su número más conocido de clown. ¿Qué significa para usted como actor el clown, el payaso, y en especial, este número?

– ‘Encerrona’ es un espectáculo con el que llevo ya treinta años, el que más veces he realizado, con el que he aprendido más cosas y con el que espero seguir mucho más. Digamos que es el espectáculo de mi vida. Y el clown, el payaso, para mí es un maestro absoluto. La forma de mirar que tiene el payaso, de encarar las cosas o de resolver problemas lo convierte para mí en un personaje a imitar, ojalá tuviera yo el alma tan grande como este personaje. Es uno de mis maestros en la vida, el payaso.

Como ha dicho, ‘Encerrona’ tiene ya 30 años, ¿cómo se ensaya un espectáculo que ya lleva tanto tiempo practicando? ¿Busca innovar en algunos aspectos para sorprender?

– Cada función es distinta y yo también soy distinto con el paso de los años, voy aprendiendo de ese maestro que es el payaso. El público, también, es otro gran maestro que va indicando por dónde llevar los gags, cómo resolverlos, cómo inventar otros. En la propia actuación ya hay un aliciente y unos estímulos que hacen que el espectáculo se revitalice con cada función. ‘Encerrona’ tiene treinta años, pero si viéramos mi primera actuación con la del próximo sábado en Canales de la Sierra no tendrían nada que ver. Es como si comparáramos una foto de alguien hace treinta años. Yo creo que, en este caso, ha cambiado, pero a mejor.

– ¿Va a aprovechar también el espacio tan original que resulta el teatro de Canales de la Sierra para introducir alguna de estas novedades?

– Siempre hay que aprovechar el espacio. No es lo mismo actuar en un teatro que en la calle, por ejemplo, o en un teatro con mil localidades que en uno con veinte, hay que adaptarse siempre. Todavía no conozco el Teatro de Canales de la Sierra, pero cuando llegue ya adaptaré entradas, salidas… Por lo que sé se trata de un espacio muy íntimo, buscaré estar muy cerca de la gente y hacer un espectáculo muy intimista, como más me gusta hacerlo.

– ¿Qué expectativas tiene a tan pocos días de su estreno en el escenario canalense?

– Espero que la gente se ría muchísimo, para eso está pensado el espectáculo. También tiene una parte digamos intelectual de interpretar lo que está pasando en escena como una metáfora de algunas situaciones que nos pasan en la vida, pero la primera finalidad es la risa. Yo creo que va a salir muy bien, es un espectáculo que ya está rodado, muy hecho, creo que lo vamos a pasar bien.

– Entre las actividades del Festival ‘Canales Demanda Teatro’ también figuran talleres de enseñanza de arte dramático, ¿se ve en un futuro participando impartiendo estos talleres?

– Nunca lo he hecho, la pedagogía no es algo que haya practicado. Me considero actor y una persona de escenario, tampoco me quedaría tiempo para impartir clases. Si se tercia hacer un pequeño taller, sí se podría, pero no podría aplicarme a una disciplina académica todos los días porque no tengo tiempo. Además, creo que no sabría hacerlo muy bien.

– Dejando a un lado Canales de La Sierra, ¿en qué otros proyectos está envuelto?

– Estoy ensayando una función que se llama ‘Metamorfosis’ para el Festival de Mérida, la estrenaremos allí, el día 31 de julio y estaremos hasta el 11 de agosto. Después, comenzaré a ensayar ‘Esperando a Godot’, obra de Samuel Beckett, que llegará al Bretón de Logroño en noviembre. Aparte de teatro, trabajaré en una serie que se está comenzando a escribir; en realidad, hay dos proyectos distintos, ambos comedia y una película que se estrenará el año que viene, son cosas abiertas y todas pintan muy bien.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir