Empresas

Un despido y dos versiones en Standard Profil: acoso sexual y denuncia falsa

El sindicato USO La Rioja ha denunciado este viernes el despido de un representante sindical en la empresa Standard Profil SA, argumentando que este se debe a la denuncia de un posible caso de acoso sexual y laboral a una empleada de la citada compañía.

El pasado 26 de junio, fue despedido el también miembro del Comité de Empresa, «por ejercer su derecho a la libertad sindical y de expresión en el cumplimiento de su deber y obligación», según ha denunciado USO.

El director ejecutivo de Standard Profil Spain, Werner Gehring, ha explicado a NueveCuatroUno que la empresa contrató un servicio externo para investigar el caso: «La conclusión es que no hay pruebas ni indicios de acoso sexual ni laboral».

«Con esa conclusión, la denuncia se convierte en una acusación falsa», ha añadido y, según el protocolo de la compañía, se debe constatar quién ha impulsado esa falsedad y si había mala fe: «Por eso, se ha considerado una falta muy grave y se ha procedido a un despido».

Conocimiento de la falsedad

«Los trabajadores han reconocido que se han dejado llevar por este miembro de comité, ya que este aseguraba que había un acoso sexual», ha indicado Gehring, resaltando que había conocimiento de la falsedad. «Se ha asegurado la confidencialidad y el honor de las personas afectadas», ha concluido.

Haciendo un repaso cronológico de los hechos, el sindicato ha relatado así el caso:

– El 3 de abril, el representante sindical pone en conocimiento del máximo directivo de la compañía en La Rioja, la posible existencia de un caso de acoso sexual y laboral hacia una responsable de la empresa. Tras la reunión, se informa de la misma a la Inspección de trabajo.

– El 5 de abril, en el transcurso de la reunión que mantiene el Comité de Empresa con la dirección de Standard Profil, el responsable de la compañía hace saber al resto de los asistentes que ha sido conocedor de un posible caso de acoso sexual y laboral en la empresa. Terminada la exposición por parte de la dirección de la empresa, el miembro del Comité de Empresa ahora despedido hace oficial la denuncia, ya que entiende que es el sitio y el órgano donde corresponde hacerla.

Una vez finalizada la reunión, la dirección decide poner en marcha el Protocolo de Prevención contra el Acoso que está recogido en el convenio colectivo, proponiendo que sean los integrantes del despacho jurídico que asesora a la compañía quienes tramiten el expediente, circunstancia esta que el Comité no acepta al entender que dicho protocolo se tiene que llevar a cabo con plenas garantías de imparcialidad. Ante el rechazo del Comité de las personas propuestas, la empresa contrata los servicios de una empresa externa que comienza la investigación el día 15 de abril y la concluye el 10 de mayo.

Del trabajo realizado por la empresa externa sobre el posible acoso se da traslado al Comité en un informe resumido de dos folios de contenido, cuando existe otro informe mucho más amplio y completo de más de doce folios, que únicamente posee la dirección y del que no se entrega copia al Comité.

Denuncia ante la Inspección de Trabajo

Este órgano de representación del conjunto de los trabajadores de la empresa, al entender que debe disponer de toda la información, requiere la misma a la dirección, negándose esta a su entrega, ante la cual el Comité interpuso la correspondiente denuncia ante Inspección de Trabajo. Al ser una documentación sesgada la que se entrega a la parte social, esta por precaución prefiere no pronunciarse sobre la misma.

– El 8 de abril, una representación del Comité acude a la Inspección de Trabajo para informar de lo acontecido en la reunión 5 de abril. En la Inspección de Trabajo hay interpuestas varias demandas sobre este asunto, sin que a fecha de este viernes se haya recibido resolución sobre las mismas.

El sindicato también ha señalado que, previamente al despido, por parte de la dirección se abrieron dos expedientes contradictorios: «Uno al presidente del Comité que la empresa desestimó sancionar y otro al miembro del mismo que finalmente ha sido despedido».

El sindicato ha manifestado el apoyo unánime y sin fisuras a su compañero, exigiendo y confiando en que la empresa «recapacite y readmita al representante sindical que lo único que ha hecho es ejercer un derecho y un deber al defender a una compañera, posible víctima de acoso». De no producirse el hecho, solicitará a los tribunales que se haga justicia. Por último, USO ha pedido a todos los trabajadores riojanos su apoyo en defensa de los derechos y valores que nos dignifican como trabajadores.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir