La Rioja

Juan Ignacio Codina: «El antitaurinismo español no es una moda pasajera»

El II Curso de Verano ‘Derecho Animal, Ética y Sociedad’  de la Universidad de La Rioja ya están en marcha. Cada semana se tratan diferentes temas y este lunes ha sido el turno para el derecho animal. Juan Ignacio Codina Segovia es periodista, Doctor en Historia Contemporánea y Subdirector del Observatorio Justicia y Defensa Animal. Tras impartir su conferencia (‘El pensamiento antitaurino español: una perspectiva histórica y jurídica’), ha explicado brevemente sus sensaciones.

«Con mi trabajo quiero evidenciar que el antitaurinismo español no es una moda pasajera. En el siglo XIII, Alfonso X el Sabio promulga las Leyes de Partidas y tilda a los toreros de infames. A partir de ahí, en todos los pensamientos de la política, la historia, el arte, la literatura… se producen manifestaciones antitaurinas de personajes muy relevantes de nuestra historia que consideran la tauromaquia una barbarie», ha comenzado.

Para el doctor, el festejo taurino se fundamenta en que un ser humano expone su vida su integridad física por dinero, con un mero afán de divertimento y matando a un ser vivo. «El antitaurinismo es una seña de identidad tan o más importante que la tauromaquia», ha resumido. Posteriormente, ha enumerado las voces del sector (Jovellanos, Baroja, Larra, Azorín, Emilia Pardo Bazán, Carolina Coronado, presidentes del Gobierno o miembros de la RAE) y ha afirmado que no aporta nada para el país y sirve como efecto placebo, para dormir a la población.

Sobre la imagen que España proyecta al exterior, Codina Segovia ha opinado lo siguiente: «Se nos identificó como un país bárbaro y de salvajes por tratar de forma bestial a los animales. Es un elemento que se ha utilizado para subyugar al pueblo español. Hoy sigue teniendo vigencia, porque nos identifican como un país de castañuela, de sol y playa, de sangría y de tauromaquia. Cada país tiene sus clichés y el nuestro es ese», resume.

Posteriormente ha definido el concepto ‘pan y toros’, citando a Ortega y Gasset: «Opera en el público como una droga estupefaciente, se genera una alienación que impide que se genere críticas hacia el poder». Según su punto de vista, es una forma de distracción para cercenar el pensamiento crítico y mantener la ignorancia del pueblo. «Ya lo denunció la Genearación del 98 o el Regeneracionismo, este método impide que la población fiscalice al poder, es el sueño de cada gobernante»

Para el catedrático, en la actualidad algunas formaciones políticas quieren relacionar este festejo con una mayor españolidad: «Lo hacen para que el ciudadano se fije en la ‘banderita’ y deje de mirar otras cuestiones. Evita que la gente se preocupe de las pensiones, de la educación o de la sanidad pública». Para finalizar, cree que la tauromaquia acabará por extinguirse: «Las sociedades evolucionan y buscan las perfección moral. Hemos dejado atrás la esclavitud, la subyugación de la mujer. Será difícil pero creo que socialmente hay una mayoría que lucha contra esta lacra».

¿Animales como sujeto de derecho?

Nuria Méndez de Llanos es abogada y Directora del Observatorio Justicia y Defensa Animal. En su caso, imparte la charla ‘La descosificación de los animales en la legislación civil española’ y ha dejado claro su argumento: «Primero se hablaba de derechos morales de los animales, desde los campos de la ética y la filosofía. Ahora, ha habido una transición y se habla de derechos legales (leyes de protección animal). Son derechos secundarios porque imponen obligaciones a los hombres».

En otro plano, explica la cosificación según los códigos legales de muchos Estados, entre ellos España: «Los animales estaban considerados como cosas (bienes semivivientes) y esto a cambiar en diferentes países de Europa, donde han empezado a ser considerados ‘seres sintientes'». En el territorio nacional se inició una reforma en este sentido, pero con el adelanto electoral se ha paralizado. «Tenemos que volver a la casilla de inicio, pero tenemos el texto tramitado y solo faltaba pasar por el Senado. De ese contenido voy a hablar».

«España se ajusta al marco europeo, pero tenemos carencias en nuestra legislación civil. Somos el único sitio de la UE en el que la violencia animal está justificada y normalizada. Ya no sólo corridas, sino encierros, becerradas, toros enmaronados… tienen arraigo popular y apoyo económico de erario público», ha analizado. Para ella, existe un freno social y político que impide dar más pasos en este sentido.

«Nuestra Constitución, a diferencia de la austríaca o la alemana, no protege directamente a los animales. Aquí se hace de forma indirecta, a través de la protección del medio ambiente», ha afirmado. Por ello, según su opinión, el Tribunal Constitucional tiene difícil virar hacia el animalismo. «Se considera un bien cultural y hay un mandato de proteger la cultura, pero no uno de proteger a los animales».

Méndez no ha podido estudiar la Ley de Protección Animal de La Rioja, pero pide un cambio: «Los poderes públicos tienen la obligación de proteger y establecer límites a actividades humanas que chocan contra actividades humanas. Necesitamos apoyo legal y constitucional; por ahora solo es un debate doctrinal, pero lo vemos como un reto de futuro», ha terminado.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir