La Rioja

Karey y su jugo ecológico de aceituna asequible para todos los paladares

¿Cómo se apuesta por el aceite en una tierra con nombre de vino? «Con mucha moral», ríe Carmen Olabuenaga, junto a José Manuel Medina. Ambos son las caras visibles de Karey Agrícola, de Logroño, productores de aceite y ganadores de la categoría de ecológico, con un jugo de arbequina, dentro de los III Premios del Concurso a la Calidad, de la V edición de la Jornada del Aceite de La Rioja.

«La iniciativa de meternos en el mundo agrícola fue una idea patrocinada por la familia Rudíez y los que nos asociamos con ellos le pusimos el máximo interés en que si producíamos algo tendría que ser en base a que fuese ecológico cien por cien», explica José Manuel Medina. Finalmente, se decantaron por el olivar. «Fue una decisión creo que acertada porque durante estos quince años en los que llevamos produciendo aceitunas y aceite la idea ha sido siempre la misma: un producto de calidad, valorando más la calidad que la cantidad».

«Nosotros hemos centrado nuestro comercio del aceite a nivel regional y buscando destinos fuera de España. Hoy en día estamos reconocidos en Holanda, Centro Europa, Inglaterra está probando nuestro aceite…», añade Medina y continúa. «Porque una de nuestras características es que elaboramos un aceite muy asequible a todos los paladares. Las catas y pruebas dicen que aquellos países donde no hay cultura de consumo de aceite de oliva les entra mejor ya que no es fuerte, ni ácido, ni rompe los sabores de cualquier condimentación».

Con una presentación así de los aceites de Karey, la versatilidad parece su buque insignia. Carmen Olabuenaga lo corrobora: «Yo lo combinaría con todo». ¿Así que no solo para alimentos crudos? «No, no, y para cocinar también. El nuestro por lo menos sí, no tapa alimentos. Yo cocino con él todo, hasta la mayonesa».

Convencidos de la fórmula ecológica por su condición saludable, la finca de Karey está ubicada en el término de Padillares, en Alfaro, localidad en la que también se lleva a cabo la elaboración -si bien su domicilio social esté en Logroño-. «Nuestras aceitunas cuando se cosechan tardan escasos diez minutos en que se produzca la molturación, no tienen un momento de fermentación: es una de nuestras características que le confiere ese sabor a nuestro aceite», precisa Medina.

Llega el momento de hablar sobre la marca colectiva. Karey también tiene su opinión: «El Aceite de La Rioja creo que se va expandiendo y está cogiendo una importancia que antes parece que solo se le daba al vino y ahora también está bien valorado el aceite», considera Olabuenaga. A su lado Medina subraya: «La creación de la DOP del Aceite de La Rioja ha potenciado también que la gente se vaya involucrando más en mantener unas calidades y potenciar el nombre de los aceites de La Rioja no solamente a nivel local, sino también de relaciones regionales limítrofes e incluso nacional e internacional, también hay que agradecerlo a la Consejería de Agricultura del Gobierno de La Rioja».

Comentarios
Subir