Deportes

‘Logroñés Barbarie’

‘Logroñés Barbarie’. Es un eslogan. Ya te lo puedes tatuar bajo el otro que pone ‘Amor de madre’, y a flipar por los garitos de Logroño. Has salido de la cárcel del peor inicio de la historia y tras un diciembre reincidente, la UD Logroñés luce su libertad en este 2019 al ganar en Lasesarre, sumar tres victorias en estos tres partidos de este año (uno de ellos ante el super líder Racing); y para, por fin, y con los justos, dar muestras de que este equipo está preparado para estar entre los cuatro mejores… hasta el próximo partido de liga, claro, donde todo puede cambiar.

Rubén Martínez celebra el tanto de la victoria. / Riojapress UD Logroñés

Porque ‘Logroñés Barbarie’ viene a significar que no existe el término medio. Se vive en el exceso de ganar a los mejores y sufrir contra los peores. De remontar hasta los playoffs hasta quedarse vacío tras el exceso… y volver de nuevo a la casilla de salida. Es un equipo que no encaja pero es que apenas marca. Si existe una acepción balompédica de la barbarie, este equipo la está clavando punto por punto.

La conocida como Banda de la Guindalera ha tomado Barakaldo con un tanto de Rubén Martínez, uno de esos fogosos pequeñitos que montan la pelea y que hasta ahora no la estaba sabiendo terminar. Pues lo ha hecho en Barakaldo. Por fin. Se merecía este premio y muchos otros que vendrán. Su aplicación en el trabajo es extraordinaria.

Esta vez sí: ha montado la pelea en compañía de Ñoño, ya sobre el césped, y con Víctor López, con lo poco que le quedaba, para tirar de chaira en una contra salvaje y mandar al Barakaldo tripa arriba contra su espeso césped. Imborrable, por cierto, cómo Ñoño ha movido los cimientos de Lasesarre en una arrancada y una frenada posterior que ha generado unos cambios de energía de tal intensidad que jamás Baracaldo había estado tan cerca de Sestao.

Ñoño, fresco como una lechuga, ha puesto a todos a correr hacia el lado izquierdo, para frenar, y mandar a la Banda de la Guindalera a reventar a la segunda mejor defensa del campeonato por la derecha. Víctor López ha tenido la tranquilidad suficiente para ver que Rubén Martínez se merecía un balón bueno para festejar en una piña que pocas veces habíamos visto hasta ahora. Sabían todos que quien marcara primero, se iba a llevar los tres puntos. Como así ha sido. Así de bárbaro es este torneo cuando se enfrentan como hoy las dos mejores defensas del torneo.

Así que en un partido patibulario se ha llevado los 3 puntos el que acertado la que ha tenido, y el que no ha cometido ni un solo error. Ha fallado Royo, el lateral izquierdo local, que se ha dado de baja él solito de la pelea. Se ha expulsado, por doble amarilla, en el minuto 60. Ha dicho basta, harto de un partido repleto de escaramuzas y juego de subterfugio. Ha llegado tras una falta clara sobre Víctor López tras un taconazo de Caneda que es como para sacarlo a hombros y mantenerlo ahí hasta el próximo partido… para que no se lesione.

Caneda es el único estilista entre tanta barbarie fomentada por futbolistas con barba de cinco días, tatuajes en tinta azul, y malas artes para apuñalar a su rival en cuanto se da la espalda. Ha visto Royo la segunda amarilla, y al olor de la sangre se ha lanzado toda esta maravillosa banda de futbolistas, que cuanto peor mejor. A muerte a por el partido. Cuchillada en el lomo y ahora que les vengan a decir que no están para competir, que son unos flojos y que sí, muy bien, pero que no les va a dar porque no le marcan a nadie. Pues mira, sí, a la segunda mejor defensa del torneo. “Aquí mi fusil, aquí mi pistola…”.

La piña del equipo con el tanto riojano. / Riojapress UD Logroñés

Ahora mismo este equipo es cuarto, y ya está a solo tres puntos del segundo, el Mirandés; pero aprieta el Leioa de lo lindo tras ganar en La Planilla. Pero tras ganar al Racing, merecer haberlo logrado en Anduva, eliminar al Cartagena en Copa, perder en el Sardinero en el descuento y de penalti en el mismo torneo, y ganar al Oviedo Vetusta en El Requexón… estos futbolistas, a la chita callando, y con muchos en el dique seco de las lesiones, se están ganando el respeto de unos rivales que no saben por dónde meterle mano. Es imposible hacerle un tanto a este equipo.

El Barakaldo ha tenido dos oportunidades para haberlo conseguido. Villacañas, primero, y Eirk, después, la han tenido casi para empujar. Pero no hay forma. Imposible. Y es que esta banda está conjurada en mantener la portería a cero. Dos ha tenido, también, antes del gol, el conjunto riojano. La habitual de Víctor López y un remate de cabeza de Andy, que solo, la ha enviado inexplicablemente por encima del larguero. Son las lanzadas previas al remate certero, que en este encuentro estaba en posesión de Rubén Martínez, tatuado con ‘Logr0ñés Barbarie’.

Ficha técnica

Barakaldo CF: Viorel; Agirrezabala, Óscar Prats, Erik, Royo; Marc, Antonio Sánchez; Villacañas, Jurgi Oteo (Arencibia, min. 74), Barbosa (Sergio García, min. 82); y Dopi (Fran García, min. 74).
UD Logroñés: Miguel; Juan Iglesias, Caneda, Bobadilla, Flaño (Ñoño, min. 63); Rubén Martínez (Santos, min. 82), Andy, Salvador, Iñaki; Víctor López (Ousama Siddiki, min. 87) y Marcos André.
Gol: 0-1, min. 68: Rubén Martínez.
Árbitro: Iván Caparrós Hernández (Comité Valenciano). Expulsó al local Royo por doble amarilla (mins. 24 y 60). Amonestó al visitante Carles Salvador (min. 91).

Click para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir