Universidad de La Rioja

250.000 euros para el Edificio Vives de la Universidad de La Rioja

Julio Rubio García, rector de la Universidad de La Rioja, y Alberto Galiana García, consejero de Educación, Formación y Empleo del Gobierno de La Rioja, han suscrito este martes un convenio de cooperación para la financiación parcial de las obras de reforma del Edificio Vives.

El objeto del convenio es la aportación de una subvención de 250.000 euros, destinados a la financiación de las obras de reforma que se están ejecutando en el Edificio Vives de la Universidad de La Rioja en diversas fases.

Durante 2018 se están llevando a cabo la Fase II y Fase III de las obras de reforma con el fin de mejorar la comunicación interna del Edificio Vives, así como el estado del aparcamiento de vehículos en la zona delimitada por las c/Luis de Ulloa y San José de Calasanz; incluyendo la demolición del antiguo gimnasio. La duración prevista es de unos 8 meses.

La mejora de la comunicación interna de los usuarios del Edificio Vives entre las diferentes plantas y espacios se va a llevar a cabo mediante la ejecución de nuevas escaleras –una en cada ala del edificio- y nuevos ascensores.

Con la ejecución de estas escaleras se garantiza la dotación de vías de escape en caso de urgencia, de forma que se pueda realizar una evacuación de los usuarios de forma rápida y ordenada de acuerdo con la normativa que resulta de aplicación a este tipo de edificios.

Además, está previsto mejorar las condiciones térmicas y de habitabilidad de los espacios centrales del edificio con orientación sureste. Junto a la sustitución de los vidrios por otros de mayor aislamiento térmico, se prevé la instalación de un sistema autónomo de climatización para las plantas afectadas, así como una mejora de la iluminación de forma que esta sea más uniforme y genere un ahorro sobre el consumo energético.

Las obras actualmente ejecutadas en el Edificio Vives y su entorno suponen las Fases II y III, ya que durante 2017 se ejecutó la Fase I, consistente en la reorganización de los espacios del edificio para lograr mayor accesibilidad y facilidad de tránsito para los alumnos.

La premisa era ampliar las aulas y ubicarlas en la planta baja del edificio de forma que la circulación de los alumnos sea más fluida; para ello en la cuarta planta se construyeron 10 despachos (230,76 m2) para el profesorado. Las aulas se han desplazado y modificado en la planta baja aumentado la capacidad de alumnos en 76 puestos lo que supone una superficie destinada en la planta baja a este fin de 1137,5 m2.

Del mismo modo todas las aulas han sido dotadas de sistemas de audio y video mejorando la calidad de la docencia para los alumnos cubriendo el 100 % de las aulas del edificio dotadas con estos sistemas.

Con las obras ejecutadas se ha sustituido la antigua iluminación por iluminación led consiguiendo un ahorro sobre el consumo estimado en un 35%.

Comentarios
Subir