El Rioja

Rioja: Una vendimia «estratégica» que se acerca a los 500 millones de kilos

Concretamente han sido 484.438.276 de kilos de uva los recogidos en las bodegas de la DOCa. Se han confirmado las expectativas que hablaban de una cosecha “estratégica” después de la pésima registrada en 2017 tras la helada de san Prudencio. Una cosecha en la que más de un viticultor ha perdido el sueño viendo cómo a la gran cantidad de agua caída en primavera, se sumaron tormentas inoportunas en fechas próximas a vendimia. Alta carga general en las viñas y fuertes ataques de hongos. Un cóctel peligroso, una campaña de locos que se ha saldado mejor de lo esperado a mediados de septiembre.

Aunque todavía hay bodegas abiertas –pocas– recibiendo uva en Rioja Alta y Alavesa, el Consejo Regulador cerró oficialmente la vendimia de 2018 el pasado lunes. A día 31, la histórica cifra de 490 millones de kilos de uva de la cosecha 2000 parece que no se alcanzará, pero en realidad es prácticamente igual. Y es que no nos engañemos, en el mundo del Rioja todo está inventado: si tras la helada de 1999 la producción se disparó en la primera cosecha del siglo, ha ocurrido exactamente lo mismo después de la triste helada del 28 de abril de 2017. Cifras análogas en dos periodos clavados en sus circunstancias.

Los 484.438.276 kilos de uva se desglosan de la siguiente manera: 427.715.769 son de tinta y 56.722.507 de blanca. Por zonas de la Calificada, han entrado 227.891.230 kilos en bodegas de Rioja Alta (197 de tinta y 31 de blanca), 145.003.343 en las de de Rioja Oriental (130 y 15) y 111.543.703 en las de Rioja Alavesa (101 y 10). Que la uva sea recepcionada en una bodega de una zona no obliga a que la uva sí lo sea. Mucha uva con un denominador común en las tres zonas de producción, una heterogeneidad que ha hecho imprescindible la cosecha selectiva al máximo. Los agricultores han medido los tiempos prácticamente parcela a parcela.

El grueso de la vendimia se ha hecho en la primera quincena de octubre, donde se recogieron 259 millones de kilos de uva que equivalen a un 53 por ciento de la cosecha total. Para hacernos una idea la primera quincena de septiembre fue testimonial al llegar a bodega apenas 5 millones de kilos, a los que se sumaron 78 millones del 15 al 30 de septiembre. En la segunda quincena de octubre se han vendimiado otros 141 millones de kilos de uva.

La calidad, en la que convivirán vinos de enorme categoría con muchos simplemente medianos, ha venido marcada por la carga del viñedo que cada cual ha decidido. Quien aclaró y descargó sus viñas en su momento buscando un conjunto equilibrado, ha sufrido con menor virulencia las enfermedades que este año han castigado con dureza el viñedo riojano; quien no lo hizo ha visto sus vides dañadas y ha debido aceptar maduraciones desiguales y grados alcohólicos por debajo de lo habitual.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir