La Rioja

Los ladrones de ‘las capas de cebolla’, detenidos tras robar en Logroño

La Policía Nacional ha detenido a dos individuos que formaban una célula itinerante especializada en hurtos a establecimientos de grandes superficies comerciales de Logroño.

Las investigaciones comenzaron a raíz de la identificación, por parte de la Policía Local, de dos individuos a los que se les realizó un acta de incautación de varias prendas deportivas etiquetadas sin dar éstos ningún tipo de razón sobre su posible compra u origen.

Una vez recibida la información, se activó un dispositivo de prevención de posibles hurtos en establecimientos comerciales que, por su alta incidencia y perjuicio económico, crean en los propietarios, empleados y usuarios de los mismos una sensación de inseguridad.

Dicho dispositivo dio como resultado la localización de estos dos individuos en la zona comercial de Parque Rioja que, tras entrar en varios establecimientos, se dirigen en dirección al centro de Logroño para continuar seguidamente hasta la zona de los Lirios, realizando la misma operación en varias tiendas del Centro Comercial Berceo.

Finalmente, se dirigen a un lugar retirado en el Parque del Iregua, donde empiezan a quitarse prendas y, tras ser dobladas cuidadosamente, son introducidas en una bolsa escondida entre los arbustos, la cual contenía más género sustraído.

El largo periodo de vigilancia y seguimiento por toda la ciudad, así como el peculiar método de ocultación y guarda de las prendas sustraídas, hizo pensar a los agentes que carecían de vehículo donde transportar las mismas, por lo que procedieron inmediatamente a la detención de los mismos.

Curioso modus operandi

El ‘modus operandi’ utilizado consistía en sustraer prendas deportivas o de vestir que, tras ser retirado el sistema de alarma de las mismas, se las colocaban debajo de su propia ropa, generalmente deportiva y bastante amplia, a modo de ‘capas de cebolla’, con la finalidad de confundir a los empleados de las tiendas, teniendo en cuenta que el valor de lo sustraído en cada establecimiento fuese inferior a 400 euros (valor que establece la Ley para que el hecho sea constitutivo de un delito leve (antigua falta), con el objeto de que si son descubiertos al pasar la línea de cajas, las penas impuestas sean inferiores al delito grave y no puedan ser detenidos).

La dificultad para los investigadores policiales, una vez detectados los componentes del grupo o célula, estriba, precisamente, en la localización del lugar donde almacenan los efectos procedentes de su continuada actividad delictiva, siendo este el objetivo principal, ya que, en caso de ser hallado, la gravedad de los hechos es mucho mayor, pudiendo llegar a ser detenidos por los agentes.

El valor de las prendas sustraídas con este método en los diferentes centros comerciales superaba los 800 euros. Los detenidos son dos varones de 21 años, procedentes de los países del este, con numerosos antecedentes por estos mismos hechos y domiciliados fuera de Logroño, quienes fueron puestos a disposición de la Autoridad Judicial junto con las diligencias policiales.

Comentarios
Subir