San Mateo

“Quitar un fin de semana en San Mateo es empobrecer la ciudad”

En estos días en los que la sociedad logroñesa y riojana se debaten entre unos sanmateos ‘de sábado a sábado’ o recuperar las clásicas fechas del 20 al 26 de Logroño, Eduardo Pérez-Pedrero* ha querido mostrar su preferencia por la primera de las fórmulas con la siguiente tribuna abierta:

“Me gustaría argumentar la defensa de unos sanmateos como los vividos estos tres últimos años, de sábado a sábado. 

Entiendo muy bien a todos los vecinos, comerciantes, padres y algún político que prefiere unos San Mateos cortos pero intensos, o lo que es lo mismo, del 20 a 26 de septiembre. Lo entiendo porque para todos ellos es más sencillo, barato, cómodo y menos molesto, pero me gustaría que leyeran algunas consecuencias de su preferencia y opinión. 

En primer lugar, y como gran protagonista, está el dinero, y esto puede sonar  avaro, pero no lo es tanto si pensamos en la necesidad de ese dinero o en su reparto. 

Cuando San Mateo se ha celebrado del 20 al 26, la repercusión económica en el sector servicios (hoteles, bares, restaurantes, heladerías, taxis, etc…) ha sido el 50% menor que cuando se ha celebrado de sábado a sábado. ¡Eso es una realidad! Y muchos pensaréis “¡pues que se fastidien!” Pero quiero puntualizar que ese dinero es cada año más vital para muchos negocios y quiero hacerlo con datos. 

Muchos ponéis como ejemplo San Fermín, ¡vaya ejemplo! “San Fermín siempre es el 7 de julio…¡¡caiga como caiga!!!!”. Solo un dato al respecto: a San Fermín acuden dos millones de personas en una semana; a toda La Rioja acudieron casi 800.000 en un año entero. 

Progresivamente, los meses de julio y agosto- especialmente en Logroño- van siendo  un completo desastre para cada vez más negocios del sector servicios y estos esperan con ansia el mes de septiembre y sobre todo las fiestas mateas para ponerse al día en pagos y aportar oxígeno al negocio. En muchos casos San Mateo supone más del 20% de la facturación anual. 

Además, a los que piensan que ese dinero que entra por un lado se les va por otro (comerciantes), me gustaría hacerles ver que los miles de personas y empresarios logroñeses que trabajan más en fiestas,  luego gastan ese dinero en sus comercios, lo que no se pueden gastar es lo que no ganan. Cerrar la entrada de ese dinero, quitando un fin de semana de fiestas, es empobrecer más la ciudad, algo que veo incoherente viniendo de un comerciante (no digamos ya de un hostelero).

Bueno, dinero a parte, la realidad es que estos últimos tres sanmateos se ha apreciado una súper mejora progresiva de la calidad de las fiestas y sus actividades. Con el mismo presupuesto que hace cuatro años y dos días más de fiestas, el Ayuntamiento ha empezado a contar y colaborar con  más iniciativas privadas y asociaciones para así, entre todos, poder crear un programa mucho más extenso y variado. Un ejemplo de los  buenos resultados es el nuevo Espacio Peñas, que ha llenado casi doce horas de programación diarias en este su tercer año de nuevo formato y creo que ha despegado convirtiéndose en un punto de referencia de las fiestas.

La realidad de las fiestas los años que se celebraba del 20 al 26, en mi opinión, es que funcionaban realmente dos días, el chupinazo y el sábado que incluyeran…. El resto de los días veíamos degustaciones vacías, actividades solapadas y se notaba muchísimo la escapada general de los logroñeses a Salou, etc…

Mi conclusión es que las fiestas de sábado a sábado son una formula perfecta que enriquece la ciudad, potencia las visitas externas y genera más trabajo. 

Que bajando la intensidad los días de entre semana, tampoco tienen tanta  repercusión negativa en los sectores que se oponen ( vecinos, comercios, etc..).

Que adelantándolas  unos días en muchas ocasiones conseguimos  salvar las fiestas, ya que cerca del 21 o 22 de septiembre generalmente cambia el tiempo (como este año), y de repente pasamos de sol, a frío y lluvia… No necesito explicar nada sobre las diferencias entre unas fiestas con sol y calor o unas con frío y pasadas por agua.

Y no me puedo olvidar  de ponerle voz  también  a los miles de logroñeses que trabajan fuera de Logroño (Viana, Agoncillo, etc..) y que no pueden  participar en el día del chupinazo por no tener fiesta el día 20″.

*Eduardo Perez-Pedrero es hostelero y presidente de Discotecas y Salas de Fiesta en la Federación de Empresas de La Rioja (FER), así como presidente de la Asociación Hostelería Unida de Logroño (resultante de la fusión de las asociaciones hosteleras de la Plaza del Mercado y el Casco Antiguo).

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir